Harder, Better, Faster, Stronger: El Legado de Daft Punk tras 28 años.

Guy-Manuel de Homem-Christo y Thomas Bangalter dejan atrás un camino plagado de hits, en donde redefinieron el sonido de la electrónica y extendieron sus manos robóticas alrededor del mundo.




Si hay un Panteón mitológico de la música electrónica, esculpidos en mármol estaría Giorgio Moroder, Vangelis, Kraftwerk, Wendy Carlos y más allá estarían los cascos cromados de Daft Punk.

El dúo francés anunció a través de su canal de Youtube, el epílogo del proyecto músical que cruzó décadas




El grupo se va con un legado envidiable de cuatro álbumes de estudio y una banda sonora, todos definitorios de una época en su historia musical propia y de las influencias que generaron en la industria.

En las conversaciones que se tengan desde hoy y diversos rankings personales y de medios, estará la discusión de cuál es su mejor trabajo, pero lo que queda claro es que el dúo francés tiene el privilegio de nunca haber sacado un disco malo.

Incluso «Homework», su trabajo más debatible está lleno de trance y experimentación.

La discusión se da entonces entre si «Discovery» o «Human After All» es su obra cumbre y la respuesta pasa por el momento de la vida en el que escuchaste cada uno de los trabajos.

Personalmente es «Discovery» y su sentido de aventura y magia, el que mejor resuelve la propuesta de Daft Punk.

Especialmente en una era en donde el videoclip era el rey y la animación de Toei, que forman parte de «Interstella 5555», dieron una identidad extra más allá del álbum.

Desde el gozo de vivir de «Digital Love», hasta la potencia de «Aerodynamic» y «Harder, Better, Faster, Stronger», pasando por el misticismo de «Veridis Quo», es un álbum que a 20 años de su lanzamiento sigue teniendo la misma calidad y fuerza.

Si Discovery es la humanidad y su aventura, «Human After Hall» es su cara más robótica, más virtuosa y con más uso de instrumentos y técnicas. Aquí los vocoders, sintetitzadores y cajas de ritmo se toman un trabajo en donde el trance y la repetición son el sello.

«Robot Rock» y «Steam Machine», al igual que «Television Rules the Nation», son verdaderas declaraciones de una construcción musical casi matemática, verdaderos algoritmos de sonido.

Pero como si se trataran de una clave para un acertijo, su verdadero poder vienen en «Alive» del 2007 en donde Daft Punk une a temas de sus discos anteriores y crea un sonido completamente nuevo.

Su colaboración con Disney para «Tron:Legacy», fue lo único que quedó del tibio revival de la cinta de ciencia ficción. El dúo francés creó un sonido único, repartido a través de más de 30 temas, que pueden ser disfrutados sin haber visto un segundo de la cinta.

Finalmente, «Random Access Memories» terminó siendo su álbum de despedida sin saberlo y saldó una deuda que tenían con su notoriedad en Estados Unidos.

Como le pasa a muchas bandas europeas, en especial las de música electrónica, su entrada a Norte América es bastante limitada. Su sample en «Stronger» de Kanye West fue un gran guiño, pero lejos de romper en el mainstream en USA.

La Banda Sonora de «Tron Legacy» fue una puerta de entrada a ese mercado, pero nada comparable con lo que logró con las colaboraciones con Julian Casablancas de «The Strokes» en «Instant Crush» y en partida doble con Pharell Williams con «Lose Yourself to Dance» y en especial «Get Lucky».

Estos dos hits fueron verdaderos himnos inspirados en la era disco y que se transformaron en multiplatino en 14 países.

«Random Access Memories» junto con estos hits, es a la vez un espacio para rendir tributo y dar las gracias a quienes pusieron los cimientos del sonido que los robots entregaron al mundo por cerca de 30 años.

En «Giorgio By Moroder» resumen la carrera del famoso compositor italiano, pero también lo que terminaron haciendo ellos: relatos inspirados en los sonidos del pasado y con las herramientas que permitían buscar las sensibilidades del futuro.

No hecho por maquinas, sino por personas con historias.

Son humanos después de todo.