«Spider-Man: No Way Home»: Espectacularidad y la lucha por un arácnido que pueda pelear sus propias batallas

1400 millones de dólares de recaudación, spoilers al por mayor, tickets sin stock y la vuelta al cine «blockbuster» en medio de la pandemia, marcan la nueva cinta de Spider-Man

(Contiene Spoilers)




Desde su debut en «Civil War», el Spider-Man de Tom Holland, vino a un Universo Marvel que ya estaba bastante poblado y establecido.

Tras la fallida versión del arácnido de Andrew Garfield, que tiene más fallas que aciertos. El público supo entender un superhéroe más joven y que podía interactuar con el equipo de una manera como se había visto en los cómics.

Desde esa cinta en adelante, Peter Parker nunca estuvo solo.


Primero bajo la sombra de Tony Stark y los Avengers, luego la de Nick Fury y Misterio, para terminar con la presencia de Dr. Strange.

Spider-Man, al contrario de lo sucedido con las versiones de Tobey Mcguire y Andrew Garfield, evitó contar la historia de su origen.

Las referencias a la muerte del Tío Ben no existen y de la mordedura de la araña, son al pasar. No valía la pena re contar la historia, una y otra vez.




Si todo se puede hacer. ¿Se debe hacer todo?

Uno de los grandes ganchos de esta cinta, se dio a través de los trailers que hablaron acerca de la idea de los multiversos, algo que se ha tratado en series como «What if?!» y en «Loki», pero que llega al MCU de forma completa.

La opción de poder ver a Alfred Molina, Willen Defoe y a Jamie Foxx en sus papeles de villanos nuevamente junto a todo los Spider-Man fílmicos, abre una compuerta que ya no se puede cerrar.

Ahora todo es posible en cuanto a la opción de integrar a actores que fueron parte de proyectos de Marvel, antes del MCU, pero que no afecten la continuidad de las mismas cintas y futuros proyectos.

En ese sentido el MCU, con sus más de 10 años de continuidad es «el lugar donde hay que estar» y esa riqueza de historias y proyectos es parte de un trabajo en donde están tratando de sumar todo sus proyectos en una sola casa.



En una de las interacciones entre los tres Spider-Man, el personaje de Tom Holland indica que deben trabajar en equipo y que el tiene experiencia en eso al ser parte de los Avengers, a lo que Mcguire y Garfield se preguntan que son, ya que en sus realidades eran los únicos héroes presentes.

Aquí es donde la gigante recepción del público a este proyecto, hace que los estudios tomen atención y crean que la única forma de mover dinero y clicks, es a través de sumar a personajes fuera del MCU, como lo hicieron aquí con Matt Murdock y en «Hawkeye» con el Kingpin, ambos orgánicos e integrados en sus respectivas tramas.



Con un gran poder

No Way Home es todo lo que debería tener una cinta que trae al público de vuelta al cine en medio de una pandemia.

En un poco más dos horas, la cinta genera un relato con gran espectacularidad y que logra balancear a un elenco más que comprobado, mezclando el tono más juvenil de las primeras cintas de Spider-Man, con tonos mucho más oscuros y un héroe más maduro.

Marisa Tomei, tiene todo el desarrollo de personaje que no presentó en los filmes anteriores, en donde era una persona preocupada por Peter, pero cuya involucramiento era limitado a su relación con Happy Hogan.




Aquí logra encausar su peso como bastión moral de Peter Parker como guía sobre lo complejo de ser un superhéroe, como también en la tragedia que lo une con los otros Spider-Man: la pérdida de sus seres queridos.

En la suma de sus partes, el Spider-Man de Tom Holland deja de ser solo un joven en medio de conflictos muchos más grandes que el mismo y empieza a ser su propio héroe, alejado de la tecnología de Tony Stark y el apoyo de los Avengers.

Aquí con un leotardo casero y solo sus poderes de Hombre Araña, son suficientes para enfrentar una nueva etapa de la vida del superhéroe y en cierta manera llegar al mismo lugar que los otros arácnidos ya visitaron: enfrentarse solo a sus problemas personales y los de la ciudad que pretenden proteger.



Viene una gran responsabilidad

Willem Dafoe ya no tiene nada que probar en el mundo del cine: voraz, maleable y completamente desatado.

En un elenco lleno de grandes estrellas, logra posicionarse como la mejor perfomance. Incluso sin subirse a su glider, con las expresiones de su rostro, muestra la dualidad entre Norman Osborn y el Goblin.




Dafoe logra con su actuación, agregar un grado de oscuridad al relato de Spider-Man, que no se veía desde las cintas dirigidas con Sam Raimi, en donde supo mezclar el terror y el camp, en una de las versiones definitivas del arácnido.

Es justamente esa era la que recibe más tiempo y cariño por parte del relato, incluso a casi 20 años de su estreno, mientras que la cinta de Andrew Garfield recibe un poco menos de atención, pero hay momentos reivindicatorios al reconocer que si bien el público no respaldó completamente la cinta, el también fue un Spider-Man adecuado.



Felicidades, has sido spoileado

Es un poco tarde para decirlo, pero «Spiderman No:Way Home», tiene sus énfasis puestos en su sorpresas y la cantidad de elementos que lanza al espectador: desde la crisis de identidad de Peter Parker, hasta el hechizo de Dr. Strange, la explosión del multiverso y la decisión final de Spider-Man, de sacrificar todo, empezando de cero.




Los esperados trailers de «No Way Home», suavizaron un poco el impacto de lo que era posible en la película y la serie de spoilers que se compartieron por redes sociales, quitaron un poco la reacción de una sala de cine que por razones obvias está menos ocupada.

Hasta por lo menos la mitad de enero, un porcentaje no menor de la población no tendrá una opción de ver esta película sin saber uno o dos datos claves y da para pensar si un modelo de «on demand» hubiese generado el nivel de recursos que los estudios esperaban, pero más de 1000 millones dólares en boletos, demuestra que el hambre por ver cine en las salas (por lo menos de sagas caladas) está bastante saludable.

Calificación

Puntuación: 8 de 10.


Autor: Jorge Inzulza

Periodista, mente inquieta

Opina con nosotros.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.