«Yori no Kakeru», la movida canción japonesa que se tomó Tik Tok y habla sobre un romance mortal.

El tema de YOASOBI musicaliza gran parte del lado «anime» de la app de contenido y Reels de Instagram, pero tras el gran ritmo hay un relato con un trágico final



Este artículo tiene referencias a suicido y autolesiones en un contexto fictício 

Plataformas de contenido en videos cortos como Tik Tok, Instagram y YouTube han tenido un crecimiento fuerte en cuanto al consumo del público, especialmente en periodo de pandemia, por lo sencillo y dinámico de su contenido.

En el caso de la música ha sido una fuerza disruptora ya que un éxito en estas plataformas es un camino a millones de reproducciones en sitios de streaming, incluso de canciones que tienen una cantidad considerable de tiempo.

Por cada tema de Doja Cat y Dua Lipa, hay temas de artistas como Marina, que logró que su disco «Electra Heart» del 2012 llegará a medio billón de reproducciones en Spotify y el conjunto italiano «Måneskin» que lanzaron «Beggin'» en el 2017 y debutaron en la TV estadounidense la semana pasada.





Nacidos del ritmo y divas digitales

El trabajo del dúo YOASOBI hoy está cerca de los 250 millones de reproducciones, pese a que por su temática tiene restricción de edad.

«Yori no Kakeru» o «Corriendo de Noche», es el resultado de la colaboración de Ayase, un productor musical de Vocaloid y la cantante Ikura, quienes junto con integrar su música a YouTube, comparten su material en espacios como Nico Nico Doga y Monogatary.

El trabajo previo de Ayase con Vocaloid, el software digital de creación de contenido que da vida a actos como Hatsune Miku, fue una fuerza revolucionara en el pop japonés e hizo viable la presencia de Idols digitales, que hoy tienen una presencia clave como la misma Miku, los personajes de Idolmaster y también Vtubers de empresas como Hololive

El Eros y el Tánatos en versión anime

En el 2019 el dúo adapto la historia corta Thanatos no Yūwaku, que se publicó de forma digital en Japón por parte de sus autores Hoshino Mayo y y arte de Amami Fujina con un videoclip que mezcla una animación sencilla, pero con bastante estilo.

En ella se narra la historia de una mujer que está a punto de saltar desde el techo de un edificio y es encontrada por un joven que la convence de no suicidarse y comienzan un intenso romance que termina en un suicido doble.

El título hace referencia a la propuesta del psicoanalista Sigmund Freud en donde en la vida existe una batalla constante entre las pulsiones del erotismo, el amor a la vida y la sexualidad (eros) y la obsesión por la muerte, el peligro y el riesgo (Tánatos)

Para seguir esta propuesta entre ambas pulsiones, tanto en «Yori no Kakeru» como en Thanatos no Yūwaku, los personajes no tienen nombre, pero si visiones muy claras, con referencias a la urbanidad, uso de aplicaciones de mensajería y de contenido, como distracciones y formas de compartir una felicidad que es últimamente ficticia.

El personaje femenino pese a entrar en una relación, sigue obsesionada con la muerte y logra finalmente seducir al personaje masculino, que trata de mostrarle lo positivo de la vida, pero finalmente como ocurre en nuestra existencia, la muerte es inevitable.


Bailemos y olvidemos

La canción de Yoasobi llegó al primer lugar del Billboard japonés y pese a lo oscuro de su temática, nunca ocupa los términos «muerte» o «suicidio» en su lírica y deja que sea el video el que sea mucho más explicito en el fin de sus protagonistas, pero siempre con colores y gráficas más brillantes.

En medio del torrente constante de contenido en plataformas como Tik Tok o Instagram se pierde el contexto de la letra en Japonés y queda solo su pegajosa melodía.

En esa maquina recontextualizadora que se han vuelto estas apps, este audio suicida ha musicalizado bailes, cosplays y otros contenidos ligado al anime y el J-pop, pero también otras canciones con motivos más oscuros se convirtieron en la banda sonora de bailes y memes.

Es el caso de «Gdzie jest biały węgorz ? » del polaco Cypis, que tras una movida melodią, contiene una historia de adicción y desesperanza ante el consumo de drogas.

La próxima vez que estemos pegados con una canción de esta app, de pronto estaremos vibrando con un tema que trata sobre algo complejo, algo que no inventó Tik Tok, sino que ha existido siempre.

Te estamos viendo Pumped Up Kicks


Autor: Jorge Inzulza

Periodista, mente inquieta

Opina con nosotros.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.