Marvel abandonará a Diamond como distribuidor de sus cómics

Penguin Random House será el nuevo socio comercial de Marvel Comics.





Hace menos de un año, en junio de 2020, Diamond Comics Distribution se enfrentaba a problemas logísticos graves derivados de los cierres por la pandemia Covid19. La empresa, que prácticamente monopoliza la distribución de historietas en el mercado norteamericano, ya llevaba años de críticas y quejas por parte de los vendedores y esta situación fue la gota que rebalsó el vado. En ese momento fue DC quien abandonó su trato con Diamond (al menos momentáneamente) y rompió con el funcionamiento de facto de todo el mundo del cómic en USA. Ahora Marvel se suma a este quiebre de paradigma que promete cambios profundos al mundo de las viñetas.


Desde 1997 Marvel Comics ha tenido un trato prácticamente exclusivo con Diamond para la distribución de su material impreso para el llamado «mercado directo» en Estados Unidos. De este modo esta empresa ha operado como un auténtico monopolio del que dependen todas las comiquerías del país.

En el léxico del rubro, el llamado «mercado directo», no se refiere al consumidor final, sino a aquellas tiendas (principalmente aquellas especializadas en cómics) que compran el material para su venta minorista a las editoriales. A diferencia del modelo de negocios de librerías y quioscos, que tienen políticas de retorno de material no vendido, el «mercado directo» debe vender lo que solicita sin devoluciones. Esto, sumado al monopolio, las malas prácticas e ineficiencia de Diamond, han sido cargas históricas para tiendas que ya operan en un ambiente cada vez menos lucrativo más difícil (sobre todo en medio de la pandemia).

Ahora, 24 años más tarde, Marvel abandonará su trato con la tambaleante Diamond y firmará un acuerdo exclusivo con Penguin Random House para que esta se haga cargo de su distribución nacional e internacional.

De acuerdo a lo que señala la editorial, «luego de un exhaustivo análisis del entorno de mercado, Marvel ha elegido a Penguin Random House Publisher Services como su socio de distribución para crear una cadena de abastecimiento e infraestructura mejorada, sustentable y productiva para Marvel que beneficiará a retailers de cómics y fans por igual en años venideros».

«Penguin Random House es conocido por sus servicios de amplio espectro de vanguardia que permiten a vendedores de libros independientes incrementar su eficiencia y rentabilidad». La medida pareciese indicar además que Marvel, lejos de abandonarlas en favor de las librerías más tradicionales o los negocios online, estaría dando una suerte de apoyo a las acogotadas comiquerías más tradicionales. Muchos analistas discrepan con esto y ven la estabilidad de los pequeños negocios en peligro, tras el cambio del paradigma de distribución. Cabe señalar que, si bien PRH es nuevo en el negocio de los retailers especializados, lleva años distribuyendo cómics a librerías con éxito (de hecho, se encarga de surtir librerías con material de, entre otros, DC).

Diamond no perdió, por supuesto, la oportunidad de enfatizar que esto significa la pérdida de exclusividad para el nexo con el mercado directo, pero que ellos podrán seguir siendo contratados para solicitar comprar mayoristas en ese ámbito. Claro que, ellos actuarían como intermediarios, debiendo solicitar los productos a Penguin Random House de todos modos, por lo que no queda claro qué motivos podría tener un retailer para elegir trabajar con ellos; especialmente, considerando sus atrasos, despachos erróneos y otros problemas de los que se quejan constantemente las comiquerías.

De qué manera afectará esto al mercado del cómic norteamericano y mundial, aún está por verse. Siempre es bueno que se rompa un monopolio, especialmente uno que pisa fuerte a pequeños emprendimientos locales que han funcionado históricamente como piedras angulares de comunidades de fans. También es posible que estos cambios en el modo de operar de las grandes editoriales pueda traer con sigo nuevos la exploración de nuevos nichos, tanto temáticos, como de público que abran posibilidades de cambio y renovación para el cómic norteamericano mainstream. Después de todo, no es nuevo que ya desde hace años ha habido una reestructuración profunda del comportamiento del mercado del cómic en USA, donde se ha visto una migración de ventas hacia librerías y online; así como un marcado cambio generacional, de género e intereses en el material más consumido.


Opina con nosotros.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.