Sobre bienes esenciales, las avivadas del Retail o como Ripley puede vender café y hamburguesas

Las limitaciones de envío y venta de productos durante los próximos días en el comercio nacional, se han transformado en parte del endurecimiento de las medidas para contener el complejo escenario sanitario. Pero mientras en hay un efecto clave en cerrar sectores del comercio, llegamos al chileno escenario del doble estándar con el tipo de funcionamiento y permisos para el retail y otras tiendas.

Un capítulo más de Grandes y Abusos de Ayer y Hoy





La situación epidemiológica en Chile recuerda los peores momentos del 2020, en donde pese al importante avance de la vacunación, la cantidad de permisos de desplazamiento y la necesidad de movilizarse al trabajo, tiene a la red de salud en momento límite.

Ante ese escenario es que desde el lunes 5 de abril existen limitaciones para los bienes que se consideran esenciales, tanto para la compra física como también a través de delivery




En las próximas horas algunas partes del retail comenzaron a bloquear la venta de productos como ropa o calzado en sus locales, dejando algunas postales bastante raras, considerando como operan regularmente el retail nacional.

Pero el gran retail es lo que está en entredicho, luego de años de desregularización y aprovechamiento del multirut en donde empresas terminan siendo conglomerados capaces de operar en distintos niveles, es que se dan escenarios como el de Ripley, que tanto con su catálogo interno, como también el de integrar a terceros al portal, está vendiendo abarrotes a través de su web.

Ese tipo de ventajas no la tienen todos los negocios, ya que la venta a través de perfiles de redes sociales se ha transformado en una entrada extra para muchas personas que se han visto afectada por la situación económica, pero algunos courier han ido más allá y han empezado a abrir las encomiendas, para ver que efectivamente lo que se envía son ítems de primera necesidad.

Una cancha dispareja en cuanto a la venta de productos, sin siquiera mencionar todo el porcentaje del público que no puede acceder al delivery, ya que no está bancarizada, ni califica para tarjetas de crédito con cupos que le permitan planificar sus compras. Especialmente en ítems que no son considerados pero son igual de necesarios como el vestuario y el calzado.

O incluso viven en sectores en donde definitivamente los deliveries no van, generando zonas rojas en donde no es posible enfrentar esta emergencia sanitaria de la misma manera que otros ciudadanos.

Frente a esto también queda la reflexión, en donde se pidió por semanas endurecer las medidas de traslado y venta del comercio, para colocar un coto a los vectores de contagio, ahora que se logra generar estos cambios, aparecen nuevos problemas para el diario vivir de los ciudadanos.

Estas nuevas medidas restrictivas se mantendrán en primera instancia hasta el 20 de Abril, pero frente a la serie de criticas y petición de cambios, es posible que puedan haber algunas instancias de mejoras en base a como evolucionen las cifras de contagio en nuestro país.

Por ahora lo que queda claro, es que no todos enfrentan la pandemia por igual y al parecer el retail nunca dejará de ganar.

Son muy grandes para fallar.


Autor: Jorge Inzulza

Periodista, mente inquieta

Opina con nosotros.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.