«Ok Human» de Weezer y «Medicine at Midnight» de Foo Fighters. El Rock está en otro lado

Ambas bandas presentaron nuevos trabajos a inicios de este 2021, con obras que no tienen fallas fundamentales, pero que no son piezas fuertes en sus catálogos ni han tenido mucha presencia en los rankings de streaming.


Una de las percepciones más manoseadas es que el rock está fundamentalmente muerto en cuanto a su llegada a la música popular, pero no es tan así.

Muchas de las propuestas más interesantes están hoy en formatos más distintos a lo que se vivió durante los últimos 30 años con mucha más presencia femenina y especialmente fuera de Estados Unidos.

Las listas de lo más escuchado del rock son un terreno mucho menos fértil que en años anteriores, de hecho servicios como Tidal, la fusionaron con el indie y los que luchan por un espacio habrían sido consideradas bandas pop hace un par de décadas atrás, como The Killers y Death From Above 1979.

Incluso experimentos que son del gusto de «puristas del Rock» como Greta Van Fleet, lanzan tema laterísimos y que rayan en el cosplay de las guitarras de los 70s.

El género parece estancado en los 90s y con propuestas como Nirvana, Radiohead, Weezer y Foo Fighters. Estas dos últimas bandas presentaron nuevos trabajos en este 2021, pero ¿ofrecen algo nuevo al género?



Ok Human-Weezer

La banda de Los Ángeles se encuentra en una etapa bastante particular dentro de su historia, han optado por la cantidad antes que la calidad y eso se nota con el número de álbumes de estudio que han sacado en tan corto plazo, incluso para este año han prometido cuatro trabajos.

Con Weezer pasa algo particular, incluso en sus fans más dedicados te pueden decir «cuál es el último álbum bueno» en donde la banda deja de existir para ellos y todos los otros trabajos son redundantes. Algunos fijan esa línea imaginaria en «Pinkerton» otros en «Make Believe», pero cuando la banda empieza a experimentar y sacar temas más novedosos y que se cruzan con el humor, como lo que ocurre con trabajos como el «Red Album» y el divisivo «Raditude», la paciencia de los fans se agota un poco.

Personalmente, «Everything Will be Alright in the End» es uno de los últimos grandes trabajos de la banda. El disco del 2014 sabe mezclar correctamente su veta más rockera con temas más emocionalmente cargados e incluso terminar con paisajes sonoros más épicos.

«OK Human» es un disco que no se agarra del principio, no porque sea particularmente complejo en su temática o en su propuesta sonara, sino que es un trabajo mucho más introspectivo, lento y en donde incluso los singles no son recordables.

Si es un trabajo que mejora y se tolera más con varias reproducciones. Pero hay que entenderlo en el contexto del alto volumen de trabajo que la banda liderada por Rivers Cuomo.

Es una pausa entre sonidos más fiesteros como el «White Album» y «Pacific Daydream». Incluso en su «Teal Album» en donde hicieron covers de diversos hits de los 70’s y 80’s se notan ciertas ideas plasmadas en «Ok Human».

Si en sus anteriores trabajos Weezer hizo su interpretación de la influencia de los clásicos del rock, su trabajo del 2021 es su versión de las baladas y pop de los 70s y 80s, lo que se nota en tracks como «All My favorite songs», «La Brea Tar Pits» y «Bird with a Broken Wing».

«Ok Human» en el gran catálogo de Weezer es un trabajo que tiene su lugar, pero difícilmente va a marcar algún ranking de lo mejor de la banda o del 2021, es una pieza más dentro de historia. Lo bueno es que al nivel que están sacando material, incluso si sacan discos más olvidables como este, siempre hay más cosas en el horizonte.

Medicine at Midnight-Foo Fighters

La banda liderada por Dave Grohl también se encuentra interesante en su carrera

Desde su formación lanzaron bombazo tras bombazo, en un periodo que se extiende desde 1995 hasta el 2011, vivieron uno de sus periodos más prolíficos pero también más exitosos con trabajos como «The Colour and the Shape», «One by One», «Echoes, Silence, Patience & Grace» y luego alcanzaron la madurez como banda con «Wasting Light».

Pero no todos esos procesos creativos duran para siempre y muchos conjuntos viven periodos de visagra en donde buscan experimentar con otros sonidos u otros proyectos. Esa fue la era de «Sonic Highways» y «Concrete Gold» en donde se acercan a un sonido más pop, mientras Grohl paralelamente buscaba sonidos más duros en proyectos como el supergrupo «Them Crooked Vultures» junto a Josh Homme y John Paul Jones.

«Medicine at Midnight» es un disco que se sostiene con la fuerte columna de sonido que armó durante la última década. En medio de la pandemia la banda comenzó a probar varios de sus temas antes del lanzamiento de este LP, con recepciones divididas. Incluso en «Saturday Night Live», solo tocó «Shame Shame» y luego optaron por un arreglo especial de su clásico «Times Like These».

Es justamente ese tema uno de los más fuertes de este trabajo, además de «Cloudspotter» y «Making a Fire». En caso contrario, los tracks más rockeros se sienten sobreproducidos y poco sinceros.

El caso de «No son of Mine» es de estudio porque tiene todos los elementos de los temas más potentes de la banda. Desde la voz de Grohl en clave poderosa y guitarras mucho más energéticas, pero hay ratos que se siente como jingle de comercial de cerveza, lo mismo pasa en «Holding Poison», en donde el esfuerzo por volver a épocas más duras de su catálogo no se sienten particularmente muy bien trabajadas.

Tanto «Ok Human» como «Medicine at Midnight» demuestran que tanto Weezer como Foo Fighters son bandas que siguen activas y vigentes, pero que están en esa búsqueda de un nuevo sonido que les permita llegar a nuevos lugares.

Ese proceso siempre tiene la dicotomía de apelar a nuevas generaciones o seguir en la misma ruta conocida para los fans de siempre.

Aquí se fueron 50/50 y los resultados están a la vista.


Autor: Jorge Inzulza

Periodista, mente inquieta

Opina con nosotros.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.