«Man on the Moon III:The Choosen» o como Kid Cudi creó la trilogía más introspectiva en el Hip Hop y en la música actual.

El Hip Hop se encuentra en un lugar bastante particular. Con diversos estilos estéticos y geográficos, de hablar de autos y mujeres rápidas a mirar hacia adentro y reconocer las luchas internas. Kid Cudi y su trilogía de «Man on the Moon» demuestra con esta saga en la que ha trabajado por más de 10 años, que es uno de los exponentes más innovadores del género.




Hace 11 años Kid Cudi comenzó uno de los proyectos más ambiciosos y personales del Hip Hop, la trilogía de «Man on the Moon».

Un álbum conceptual que hablaba de un sector del Hip Hop que estaba fuera de los temas regulares: Hablar de si mismo, pero a la vez hablar de algo que afecta a un porcentaje importante de la población como es la depresión, la ansiedad, sentir que uno es impostor y necesitas pausas de uno mismo.

El camino comenzó con «Man on the Moon: The End of Day» en donde mezcló ritmos y bases con grandes ganchos y sonidos psicodélicos, con letras cargadas de dolor y duda.

En el contexto en el cual salió el primer «Man on the Moon» el Hip Hop y en especial la música popular en Estados Unidos estaba la antípoda con ritmos más fiesteros, champaña, mujeres y autos deportivos.

La crisis económica del 2008 llevó a la industria a seguir en la fiesta para no pensar en la debacle, pero dos exponentes: Kid Cudi y Kanye West lanzaron un sonido mucho más vulnerable e introspectivo. Ambos artistas trabajaron juntos y West en cierta forma fue el mentor de Cudi, tras colaborar en 808s & Heartbreaks, uno de sus álbumes más personales.



Mirar al espacio exterior para mirar hacia adentro.

«The End of Day» como todo primer episodio de una trilogía, parte generando las reglas y mitologías del relato.

Aquí es donde conocemos a sus distintos alter egos, el «Man on the Moon»( el yo más alejado y en búsqueda de la iluminación y significado) y Mr Solo-Dolo (su yo más sufriente, el que se siente impostor y busca llenar los espacios de la vida con cosas y experiencias para no sentir),

Junto con lograr un doble platino, el disco resonó de una forma clara con distintos artistas. Donald Glover acredita múltiples veces que al momento de dejar «Community » y saltar a su promisoria carrera musical como Childish Gambino, el trabajo de Cudi lo sacó de una depresión profunda, en la que incluso consideró quitarse la vida. Luego Glover comenzaría con esta inspiración una carrera que terminó con grabar «Redbone» y «This is America».

La ira y los demonios internos

Seguir un trabajo de la magnitud del primer «Man on the Moon» es una tarea compleja, pero Kid Cudi fue al fondo de sus emociones de nuevo y si el primer disco hablaba de la desesperanza, esta segunda parte hablaba de la ira y la frustración

«The Legend of Mr Rager» salió el 2010 con un ciclo de trabajo más reducido, pero con apoyo de consolidados como CeeLo Green, St. Vincent y el mismo Kanye West.

Es en cierta forma un disco mucho más variado y menos introspectivo que la primer parte, pero no menos personal, en donde habla acerca de temas como la ira, el aislamiento, pero también sobre la automedicación y las sustancias.

Mientras «The End of the Day» habla del escapismo de la Cannabis, «The Legend of Mr.Rager» habla del vacío y la ira de la Cocaína y el efecto en sus vínculos.

Si el primer corte era mucho más etéreo, este era más centrado en un sonido más rápido y con más peligro. Cudi indicó que hay mucho de la estética de Frank Zappa y del mismo Pink Floyd en la construcción de este trabajo.

Otros trabajos y el camino a «The Choosen»

Pasaron cuatro álbumes propios y dos colaborativos para volver a los temas de esta trilogía. Hay algo de «Man on the Moon» en el colaborativo de Cudi con Kanye West en «Kids See Ghosts», uno de los últimos flashazos de genialidad del rapero de Chicago antes de su complejo momento actual.

Pero volver a «Man on the Moon» significaba sacar lecciones aprendidas, pero intentar generar un nuevo sonido. En cierta manera los temas que tratan esta triología caben perfecto en un año en donde de forma colectiva se vive el aislamiento.

«The Choosen» no solo sacar influencias de los otros capítulos de Cudi, sino que de modernizar un sonido que comenzó 11 años atrás. En la oportunidad pudo colaborar con una de las artistas más influyentes de los últimos años como es Phoebe Bridgers, para crear un hit como «Lovin’ Me», en donde las sensibilidades de Cudi y Bridgers calzan perfecto.

Si «End Of the Day» era el escapismo y «The Legend of Mr. Rager» era la frustración, «The Choosen» es el reconocer los problemas y las limitaciones y trabajar en ellas. No es tan revolucionario como los otros dos trabajos, pero es un epílogo competente.

Con «Man on the Moon» Cudi demostró que su trabajo que el Hip Hop es un género que no tiene límites y que la introspección y la salud mental tienen un espacio clave en el relato, lo que acompañado de panoramas sonoros interesantes pueden sostener una saga que se demoró más de una década en crearse, pero que tiene un impacto clave en la música actual.

Es el artista favorito de tu artista favorito.


Autor: Jorge Inzulza

Periodista, mente inquieta

Opina con nosotros.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.