Friends saldrá de Netflix el 31 de Diciembre. La joya de la era del multicam y de la «televisión de confort».

La serie que definió las sitcoms en los 90’s dejará el catálogo del gigante de streaming para irse a HBO Max. Mientras el nuevo servicio llega al continente, se pierde una de las series que dejó su marca en el cable primero, en los boxsets de DVD después y finalmente en streaming para ser disfrutada por nuevas generaciones.



La historia de «Friends» va más allá de la serie en sí, principalmente porque su constante retransmisión le fue dando nueva vida ante nuevas generaciones, pero vamos por el comienzo.

Chile cableado

En 1995 se crea el canal Sony Latinoamérica y se transforma en uno de los principales espacios de la televisión pagada. El canal no solo llegó a operadoras como Metropolis Intercom o VTR Cablexpress, sino que a los cientos de servicios de cable en regiones, tanto los legales como las que interceptaban señales satélites y ofrecían múltiples canales latinos, pero también algunos establecidos como Sony.

El gancho de Sony, que comenzó exhibiendo series de los 70’s y los 80s, es que rápidamente incluyo series actuales a meses de sus estreno en canales como NBC y ABC, las que eran transmitidas en idioma originales con subtítulos, algo que solo hacían canales de cine en su momento como HBO Olé, Cinecanal y Cinemax.

Era una ventana a la época más fuerte de las series de esa década, especialmente las comedias. Era un concepto bastante novedoso para la época, ya que la tv abierta transmitió series dobladas, pero a veces en horarios cambiantes y en cualquier orden.

El Canal Sony emitió serie completas con capítulos nuevos a semanas de su estreno en Latinoamérica, en orden y completamente subtituladas. Es ahí en donde series como «Friends», «Seinfeld», «Mad About You» y «The Nanny» comenzaron a ganarse un espacio en el público, no solo con episodios nuevos sino que también con la fortaleza de las repeticiones

El tener un canal dedicado las 24 horas del día a dar series, permitía ofrecer bloques completos de programación y «Friends», junto a Seinfeld, debido a la gran cantidad de episodios ya emitidos, tenía material de sobra para estar constantemente en el zapping.

Para el mercado latino lo que ofrecía Sony era bastante peculiar, ya que para mucha gente joven la opción de verse en TV o de encontrar un programa que hablara de problemas de quienes están en sus 20’s era muy menor. Ya que las telenovelas existentes, estaban mucho más centradas en relatos melodramáticos, pero extendidos por arcos y extensiones de cientos de capítulos.

Los sitcoms que habían tenido éxito en los canales de TV abierta de América Latina, hoy se podían disfrutar en su formato e idioma original, lo que provocó un cambió en el consumo de contenido más liviano y autoconclusivo.

El formato de sitcom multicam, que hoy está casi extinto, hacía que uno podía ver un capitulo desde cualquier parte y se pudiera enganchar, es decir, sacar el mismo provecho que verlo religiosamente semana a semana.



¿Pero qué es este formato?

El sistema multicam en el que se creó Friends, es la marca clave del Sitcom estadounidense.

Consiste en un set, en donde se colocan varias cámaras, usualmente cuatro, ordenas para capturar un show que se graba usualmente con una audiencia para capturar su reacción, lo que se graba aparte y se utiliza para acentuar chistes o puntos centrales de la historia.

El multicam definió el sitcom de los 90’s. Es un formato familiar y comprensible. Una cámara general y una enfocada en cada uno de los personajes que están hablando, permite tener una historia clara, ejecutado como un pequeña obra de teatro y que permite capturar de mejor forma el diálogo y la reacción de cada personaje.

El formato fue cambiando frente a algunos hitos fundamentales.

Al finalizar la década, el formato que por años fue la columna vertebral de la televisión estadounidense chochaba contra la contracultura de fines de los 90’s, en donde se buscaban cosas más reales y con actitud.

La presencia de series como «Ally Mcbeal» en FOX y «Sex And the City» en HBO, demostraron que se podía hacer «dramedys» sin ocupar risas enlatadas y con un formato de una sola cámara, explorar formatos más cinematográficos y menos artificiosos.

Pero el hecho clave que terminó sepultando el formato fue el Atentado de las Torres Gemelas en Estados Unidos, el que trajo un cambio cultural y el fin de la estética de los 90’s. NBC canceló gran parte de sus series basadas en New York y con formato multicam y empezó a experimentar con programas basados en otras ciudades y con formato de una sola cámara como «Scrubs» y luego «My Name is Earl».

Solo dos series pudieron revivir el multicam con éxito: «How i Met Your Mother» y «The Big Bang Theory», ambos hits gigantescos en el cable y luego en el streaming.

En el sitcom multicam la repetición y lo reconocible es rey. Es por eso que es posible reconocer que temporada de Friends estamos viendo por el corte de pelo y la ropa de los personajes, lo mismo por sus frases y manierismos. No son tridimensionales, porque no necesitamos que lo sean y es eso lo que lleva a transformarse en «Televisón de Confort».

woman in white bed holding remote control while eating popcorn
Photo by JESHOOTS.com on Pexels.com

Comida, una frazada y Friends

La serie (y muchas de su época) son muchas cosas a la vez. Por un lado son cápsulas del tiempo, que te permiten conocer otras épocas, sus modas y formas de vida, pero también sus visiones culturales.

Hubo una época en donde en Internet hubo una competencia sobre quien podía cancelar a la serie por chistes de los 90s que no calzaban con las nuevas sensibilidades.

Pero más allá de su estilo noventero, «Friends» cabe perfectamente en la definición de «Televisión de confort», un programa que puedes dejar andando en tu casa, tanto para descansar luego de un día complejo, para desconectar el cerebro un rato o bien porque la serie creada por David Crane y Marta Kaufmann está tan bien estructurada que funciona en esos niveles.

El hecho que una serie creada en 1995 haya durado 10 años y siga estando en la mente de la comunidad, demuestra el impacto de una forma de televisión que hoy es virtualmente inexistente.

Desde quienes pasamos la barrera de los 30, hasta las nuevas generaciones que descubrieron la serie en streaming. Todos en cierta forma hemos visto la serie, ya sea por zapping, segmentos en streaming cuando uno no quiere ver algo tan complejo o bien por osmosis cultural.

Durante mucho tiempo han existido voces muy iluminadas acerca de tratar de «Funar» a Friends por unos cuantos clicks, pero hay que reconocer que escribir una serie con temas y un humor que apele a gran parte del mundo es algo bastante complejo.

De forma personal la serie pega distinto viéndola a los 14 años en el cable, que a los 36 en streaming, habiendo vivido varios de los temas de la serie, como la amistad, el amor, el desencuentro y los vínculos que se generan con esas personas que se transforman en tu familia. Y esta familia ficticia es reconocible, sabes como va a reaccionar, sabes quien es el chistoso, quién es la que hace aseo, quién es la mística y quién es el latero.

Es por eso que este cambio de catálogo se siente de un modo más personal. La serie es una manta que te cubre mientras ves TV. Es el tecito de la tarde.

Una breve historia de licencias (y porqué a la serie le faltan varios minutos por capítulo)

El cambio de casa de «Friends» fue algo que ya se vivió el 2001. Warner Channel recuperó varias series que el estudio tenía licenciadas a otras señales, por lo que este sitcom abandonó el Canal Sony, pero también marcó un giro clave en la tv pagada, en donde los canales se centraron en transmitir contenidos exclusivos de sus estudios, aunque sin la celeridad ni la calidad que habían tenido en los 90’s.

La fuerte competencia de las descargas ilegales y el arriendo de series completas en videoclubes, dio un giro a estas señales que ahora transmiten mayormente contenido doblado e incluso series originales.

A mediados de los 00’s cuando comienza el giro cultural de las series en DVD y su posterior aparición en sitios de tórrents, permitió ver muchas series en formato y orden original. Son en estos discos en donde está versión completa de Friends.

Para quienes vieron la serie en su momento y la comparan con lo que está en los Blurays y en Netflix, la transmisión original y los DVD son la última vez que la serie podía verse con todas sus escenas.

El 2012 con el avance de la tecnología y la presencia cada vez más común del HD. La serie se remasterizó para Blu Ray y para sindicación, este formato en donde se le vende a canales de tv, sitios de streaming y entretenimiento a bordo (como en aviones) versiones reducidas se 25 minutos de una serie popular, en donde caben muchos más anuncios en sus retransmisiones o permiten, pero a veces se eliminan o acortan escenas para que eso suceda, sacando chistes o líneas de diálogo que se consideran «redundantes»

También hay un salto de calidad con «Friends». En los 90’s no muchas series, especialmente comedias, se grababan en Film, pero favorablemente esta es una de ellas. En su momento se tomaba este metraje y se formateaba para las Tv’s de la época, que estaban en promoción «4:3», a través de un proceso que se llama telecine.

gray scale photo analogue of television
Photo by Andre Moura on Pexels.com

En resumen, los DVDs son los últimos que tienen todas la serie completa, mientras que todo lo posterior al 2012 como el Bluray y el streaming ha sido escaneado de film de 35 milímetros, con una calidad de imagen mucho más definida. De hecho es tanta la definición que algunos escenarios, utensilios e incluso tomas desenfocadas han sido integradas a los episodios, cosas que en la transmisión análoga ni se notaba.

I’ll be there for you

Finalmente, la serie sigue siendo una maquina de generar recursos a 15 años de su fin, gracias a su disponibilidad y los ejecutivos de los sitios de streaming lo saben. Netflix pago en su momento 100 millones de dólares por un año más de «Friends».

Su adición a HBO Max podría ser una propuesta adecuada para llegar de mejor manera al mercado latino y ganar nuevos suscriptores en un ecosistema en donde Netflix, Prime Video y ahora Disney+ se pelean la atención y los recursos de los usuarios.

Sea como sea, esta inmortal serie sigue ganando nuevos fans en generaciones más jóvenes, a través de su estructura sencilla, personajes bien diseñados y con una sensación de calma y resolución que ya no existe en una TV que es más cinematográfica y experimental, pero también más fragmentada.

¿Podría otra serie ESTAR más enganchada en la cultura latina?


Autor: Jorge Inzulza

Periodista, mente inquieta

Opina con nosotros.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.