Twitch: Hiperconectados y Monetizados en un solitario 2020

Si bien Twitch tenía ganado su espacio dentro de la red, el 2020 lo transformó en un sitio masivo. El sitio da pasos para ofrecer contenido más allá de los videojuegos y su mayor aporte es el factor humano inmediato, en medio de un año como ningún otro.




Twitch se acerca a 10 años de su funcionamiento en medio de un proceso bastante particular. Desde sus inicios como plataforma de Live Streaming con foco en los videojuegos y en los IRL, hasta la adquisición por parte de Amazon y su giro más corporativo, es el 2020 el año más relevante de la plataforma en cuanto a su crecimiento.

El servicio siempre estuvo ahí, fue una fuerza que determinó y dio vida a diversas comunidades de videojuegos, desde competitivas hasta casuales, pero hoy tiene un peso particular en como se maneja la industria.

Hoy los videojuegos viven o mueren por si son jugados en stream e incluso otros pueden transformarse en un fenómeno si suficientes personas lo agregan en sus transmisiones, como ocurrió con «Among Us» que pasa de discreto juego de móviles a fenómeno cultural.

office internet stream connection
Photo by Blocki on Pexels.com

Pero la empresa parece estar enfocada en generar contenido más allá de los videojuegos y plantearse como una alternativa con peso ante la comunidad y también hacia los auspiciadores. Hoy un streamer puede tener una carrera más allá de los gameplays, en espacios en donde puede mostrar su arte, desarrollar un podcast, hacer música e incluso hablar de política.

Hasan Piker, el streamer estadounidense que raramente juega, sino que se dedica a comentar contenido de política tiene cerca de 792 mil seguidores y durante las últimas elecciones estadounidenses tuvo cerca de 150.000 visitantes en su peak, Todo esto demuestra el giro que está dando el sitio para tener contenido más variado y pelear palmo a palmo con Youtube y otros espacios de streaming.

Hasan Piler, Streamer Político

Personalidad sobre todo

El sistema actual de recomendación de Twitch es bastante menos refinado que el de Youtube, pero una vez que empiezas a buscar temas en particular, puedes encontrar contenido que sea de tu agrado, porque en escala Twitch siempre va a tener algo que ofrecer y en todos los horarios.

Si Youtube tiene agujeros de conejo profundos, los de Twitch son verdaderos túneles.

El estereotipo más común que uno puede tener con la gente que hace stream debe estar en medio de alguien con un sobrepeso problemático gritándole a una pantalla o a una mujer con un escote cuestionable gritándole a un juego. Ese contenido existe, pero es mucho menor y ha sido reemplazado por un verdadero mercado de las personalidades y el trato con la comunidad.

Dentro de las pocas herramientas que te entrega Twitch para promocionarte y hacer una diferencia, no hay sustituto para la personalidad y el como te relacionas con la gente que se integra al chat, porque mayormente el sitio vive o muere con la interacción del público.

Eso no quiere decir que solo la gente más efervescente y activa puede dejar su marca aquí, sino que literalmente hay streamers para todos los gustos y en ese espacio el descubrimiento tiene un valor importante.

Más allá de las iCatas, los Ibais y los Dylanteros, hay un verdadero mundo que se abre especialmente en canales más pequeños, en donde la interacción es casi personalizada. Mientras en los espacios más famosos, llenos de regalos en euros, menciones pagadas y sets de transmisión que ya se los quisiera un canal de cable local, está la verdadera columna del sitio.

En un año en donde estamos encerrados y el factor humano se ha transformado en un commodity, el generar puntos de conversación con streamers y su chat, tiene un valor que hoy es cada día más alto y que otros espacio online de contenido no lo entregan.

Es por eso que ese valor también se ha transformado en uno literalmente económico

Familia: Hoy se come

La batalla por la monetización online es bastante compleja, especialmente por los niveles de interacción que necesitas para generar números que valgan la pena. Desde los centavos de dólar por click en Adsense hasta las imposibles metas que coloca Youtube para ser elegible para obtener algún tipo de avisase en tu material.

En el caso de Twitch, el techo es (en teoría) más bajo. Para ser Afiliado a la plataforma debes tener sobre 50 seguidores y realizar transmisiones de forma regular, mientras que para el cotizado «Partner», en donde los ingresos y las oportunidades de publicidad son mucho mayores.

Los streamers reciben hoy un porcentaje de dinero por suscripción, la cual está hoy a $5.500 pesos al mes, de la cual Amazon se lleva gran parte y también los Bits, la moneda virtual que sirve para premiar al streamer o enviar mensajes prioritarios en el chat.

Esta modalidad de stream «a la gorra» también deja un porcentaje de recursos. 100 bits son cerca de 1 dólar y en una buena comunidad, considerando impuestos y costos de la plataforma se puede llegar a un nivel interesante de ingresos por jugar, mostrar tu arte, cantar, comentar o derechamente conversar.

Sobre la parte más comercial de Twitch hay algunas visiones. Si, toda persona que realice esta tarea debe recibir algún tipo de compensación especialmente por el costo que tiene transmitir, especialmente porque en muchos canales han armado pequeños estudios de medios para ofrecer contenido.

Pero también hay un lado más complejo sobre esto. Si bien hay streamers que generan un buen vinculo con su comunidad, tanto en la interacción como en la respuesta al contenido y en la medida de lo posible existe un pago en bits o subscripciones, pero también se generan dos escenarios extremos: la gente que realiza stream solo por el dinero y los que esperan que el dinero modifique los streams a su gusto.

En esto nos vamos a centrar en el caso de las streamers, las cuales tienen un éxito claro en la plataforma, pero como todo espacio online están expuestas a los trolls de siempre.

Hay gente que derechamente pide recursos a través del stream ya sea con contenido más erótico o bien promocionando otras plataformas paralelas como Priv u Onlyfans, sabiendo que si la vida te Simps, hay que estrujarlos, pero Amazon ha hecho cambios fundamentales y este tipo de streamers está dejando el sitio por otros como Facebook Gaming.

En el otro extremo están las streamers que realizan transmisiones de buena fe, pero deben tener moderadores revisando el chat y otras formas de interacción por mensajes inapropiados o bien porque esperan atención por suscribirse o donar bits. La plataforma esta construida actualmente en esa doble dosis de dopamina, tanto en el streamer que recibe validación por el contenido, como también el que dona, porque se siente reconocido al ser leído su mensaje en vivo o bien agradecido por su donación.

Pero también hay gente que tiene un comportamiento abusivo y muchas streamers tienen historias sobre gente que dona recursos y si no le agradecen en 0,1 segundos genera problemas o bien insulta a los streamers por atención. Son cosas por los que la plataforma está haciendo cambios, para hacerla un lugar más seguro y menos tóxico para todos.

F en el Chat

En el otro extremo, está la experiencia de ser streamer y no hay otra forma más clave de entender lo que significa la plataforma que transmitir. Por poco más de un mes generamos contenido en el canal de Procesador.cl y generamos 12 seguidores y un nuevo entendimiento de lo que complejo que es crecer en Twitch al principio y de lo difícil que lo tienen muchos creadores de contenido.

Desde la inversión inicial en recursos y tiempos para lograr un stream de calidad, con el costo en equipos, diseño de cómo quieres que se vea el stream. Marcadores y otras animaciones, hasta entender los mejores horarios para realizar tu transmisión y que tipo de juegos podrían tener un nivel de interacción mayor.

Pero por sobre todo al desgaste mental que significa comenzar a transmitir a 0 personas por horas. El hablar al vacío tiene una cierta experiencia Zen, pero te sirve también para darte cuenta de lo complejo que es comenzar una carrera en este sitio y que el ser streamer es un tipo de músculo especial que no te lo da ningún otro tipo de medio.

Mitad performance, mitad manejo de comunidad, el arte de estar por horas conversando sobre juegos de una manera interesante o agregando material relevante, especialmente cuando tienes una audiencia de cero personas, es una experiencia que te baja a la tierra en segundos.

Finalmente es algo que seguiremos haciendo de manera más esporádica porque pese a todo lo anterior es bastante divertido y te ayuda a ejercitar el arte de estar en vivo y transmitir online, que es algo tan necesario en este mundo post pandemia.

Twitch 24/7

Para quienes estudian la evolución del consumo de medios, lo de Twitch en el 2020 es bastante interesante y te habla de la necesaria mezcla de contenido e interacción que se requerirá ahora en la creación de productos.

Si lo comparamos con la televisión lineal o incluso videos más producidos como los de Youtube. La interacción y lo impredecible del «En Vivo» de Twitch, es algo que tiene un valor fundamental para las nuevas generaciones, tanto para quienes son público cautivo y consumen distintos tipos de canales en la plataforma, hasta para quienes ven como una posibilidad real comenzar a hacer streams.

Hoy Amazon está cambiando la plataforma hasta hacerla más familiar y sanitizada para ofrecer un mejor espacio para sus auspiciadores, por lo que quienes se puedan adaptar a estos cambios y puedan seguir mejorando el branding de su personalidad e interacción con el público, tienen una buena chance de afianzar su lugar en el sitio o en otros espacios digitales.


Autor: Jorge Inzulza

Periodista, mente inquieta

Opina con nosotros.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.