Los Álbumes que marcaron el 2020

Este año fue como ningún otro y eso afectó como disfrutamos de la música en en este periodo marcado por el aislamiento y la ansiedad ante el fin de este pandemia.

Los trabajos de este año fueron claves para poder enfrentar este encierro, desde nuevos sonidos pop, hasta trabajos más introspectivos. Los éxitos fueron dominados principalmente por mujeres y con el streaming como determinante para llegar a la comunidad.

Mientras el Wrapped de Spotify nos permitió ver los trabajos que más escuchamos, en esa revisión queremos hablar de trabajos que estuvieron en los rankings, pero también los que hicieron algunas cosas interesantes.

Algunos son archiconocidos, mientras que otros a lo mejor los ves por primera vez. Es nuestra Celebración de la música en este complejo 2020.

Dua Lipa- «Future Nostalgia»

El trabajo de esta artista europea es relativamente nuevo, pero con este disco se transformó en un talento innegable. Si ya con «New Rules» estuvo presente en todas las listas con «Future Nostalgia», pudo hilvanar un hit tras otro.

«Don’t Start Now» y «Pyshical» resucitaron el hit de pista de baile en un año en donde solo podíamos bailar en el living. Pero también exploró temas más lentos como «Love Again» que tiene un interesante sample del one hit wonder de los 90’s «Your Woman» de White Town.

Pese a que el trabajo funciona por si solo, este año también sacó un disco de remixes con Madonna, que son aun más discotequeros. Dua Lipa tiene el futuro asegurado.

Phoebe Bridgers-Punisher

La artista estadounidense es hoy una de las mejores solistas en la actualidad, con solo dos álbumes de estudios, ha demostrado ser una de las mejores liricistas, pero también de las mejores intérpretes de la actualidad.

Phoebe Bridgers es la voz del dolor y de los sentimientos terribles, pero con una banda sonora feliz y acorde. Esto se nota en «Kyoto», el masivo hit de este año y es un sucesor espiritual de «Motion Sickness» de su trabajo anterior «Stranger in the Alps»

No solo «Kyoto» te toma desde su melodía pop con pianola eléctrica y bronces, sino que también «Garden Song» y «Chinese Sattelite», las cuales son mucho más lentas pero igual de trabajadas. Son quizás las mejores canciones de fondo para llorar en pandemia y eso es un arte en si mismo.

Rina Sawayama- SAWAYAMA

La artista británico-japonesa es potencia pura en medio de un álbum que se mueve con comodidad en medio del J-Rock y el pop que establecieron artistas como Janet Jackson. Rina Samayama es un diva, pero una potente ya que tiene un sonido que es mucho más rudo y a nudillo descubierto que otras artistas con raíces asiáticas que parecen pegados en lo Kawaii y los grupos ultra marketeados.

SAWAYAMA empieza con dos tremendos golpes, primero con «Dinasty» y «XS», los que podrían haber sonado tras una canción de Destiny’s Child en los 00’s, pero se sienten naturales y potentes en esta década. «Tokyo Love Hotel» es pegajosa como ninguna y de seguro se transformará en esa nueva canción que no te puedes sacar de la cabeza.

The Weeknd-After Hours

Enero se siente como una verdadera eternidad, pero The Weeknd logró sacar un disco que se siente como un nervio expuesto, mientras «Blinding Lights» se siente feliz y llena de neón y synthwave, el resto del álbum es personal y torturado

Pese a que este año no fue nominado al Grammy, el disco no necesita premios para ser considerado uno de los más claves de la carrera del artista y uno que ya está influenciando un nuevo sonido que mezcla la electrónica con el RnB. El disco ya tiene su versión (Deluxe) pero «After Hours» se para solo y no necesita un remix de «Blinding Lights» con Rosalía y su acto de «chicos soy latina, créanme».

The Strokes-The New Abnormal

Uno podría haber pensado que la banda que marcó el estilo del indie rock en los 00’s ya se había acabado. Entre peleas internas y demandas del sello por más material, no habían lanzado nada desde el «ok» Comedown Machine, pero «The New Abnormal» es una vuelta de forma a su mejor época.

El trabajo del 2020 se siente como un reset hacia la época del «This is It», con temas como «The Adults Are Talking» y «Selfless», se siente como que no hubieran perdido el tiempo y hubieran vuelto a crear con ese estilo desenfadado y melódico. Es como ese polerón favorito que creías perdido, pero que aparece al fondo del closet y te sigue quedando bien.

The Killers-Imploding the Mirage

Otra banda que volvió este año, pero con una pausa mucho más pequeña. La diferencia es que en cierta forma «The Killers» nunca se ha ido del todo, mal que mal son la banda con el hit más streameado de la historia con «Mr Brighside».

La pregunta de siempre con The Killers:¿Este trabajo es mejor que Hot Fuss?

No.

Pero no quiere decir que es un trabajo que muestra una evolución importante tomando elementos musicales de décadas anteriores a la formación de la banda. Si bien siguen siendo un grupo que maneja mucho los himnos rock, aquí hay pequeños flashazos de Bruce Sprinsteen en temas como «My Own Soul’s Warning» y en su hit «Caution».

«Imploding The Mirage» sigue siendo un trabajo que se escucha mejor como una experiencia completa, pero también funciona si solo te gustaron los hits principales. Siempre s bueno tener algo nuevo de la banda de Las Vegas.

Fiona Apple-Fetch The Bolt Cutters

El caso de Fiona Apple es bastante especial. Tras ocho años alejada del ojo público, siendo casi una reclusa, la artista es de las pocas que puede desaparecer en un mundo hiperconectado. Sin redes sociales, sin entrevistas, nada.

Luego desde esa misma nada, lanza uno de sus mejores trabajos para luego volver al mismo encierro. Mientras Apple recibió loas por su exquisita lírica y su innovadora forma de componer, la que le han copiado hasta un nivel criminal, prefirió cuidar su salud mental y alejarse de la maquinaria de conciertos, entrevistas y shows.

El hecho de que «Fetch the Bolt Cutters» haya sido escrito y salió en un año de encierro, habla de esas cosas que no se planifican, sino que suceden. Este trabajo está a la par con «The Idler Wheel…» y «When the Pawn…» en cuanto a ser un disco a corazón abierto, en donde se mezcla una producción más minimalista, pero no sin mucho sentimiento y la madurez de haber vivido cosas.

Si el acuerdo es que Fiona Apple viva su vida tranquila y lejos de los flashes y la fama para sacar un álbum perfecto cada década aceptamos ese trato. No queremos ver a esta legendaria artista pasar nuevamente por una serie de episodios emocionales arriba de un escenario, como los que la llevaron a alejarse de la música en vivo por casi 15 años.

folklore- Taylor Swift

Partamos por el principio. Nunca le encontré mucho chiste a Taylor Swift. Siempre la encontré como esos artistas con sabor a agua tibia que solo triunfaban en Estados Unidos. Su catálogo siempre se sintió poco sincero, lo mismo que su imagen publica. Blanda y sin peligro.

«folklore» cambió eso radicalmente. Es más, les diría sin hipérbole que es el mejor disco del año. Su colaboración con genios como Justin Vernon de Bon Iver y Jack Antonoff, permitió abandonar esa imagen tan cuidada y sacar un disco más rústico y con olor a bosque, como hizo el primero con «For Emma Forever Ago».

Swift siempre supo hacer Hits, el tema es que ahora hay un sentimiento palpable detrás. «Cardigan», «The Last Great American Dinasty»y en especial «Mirrorball» son temas que van a quedarse por años en el panteón de la música y no van a desaparecer como sus éxitos pop de años anteriores.

«Exile» también cumple el objetivo de juntar Taylor Swift con Bon Iver, quien había abandonado el Indie Folk por experimentar con la sintetizadores y vocoders. Un win-win

Menciones honrosas y de la comunidad en Instagram

BlackPink- The Album; Charli XCX-How I’m Feeling Now, Soccer Mommy- Color Theory, HAIM- Women in Music Pt.III, The 1975- Notes on a Conditional Form, Ariana Grande- Positions y Halsey-Manic

¿Cuál creen ustedes que fue el mejor álbum del año? Esperamos sus comentarios


Autor: Jorge Inzulza

Periodista, mente inquieta

Opina con nosotros.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.