Andrew Bird presenta su disco navideño «Hark!»

El nuevo álbum temático del cantautor estadounidense promete un respiro a quienes buscan una alternativa con influencias folk para escapar de los villancicos.

Una particularidad del mercado musical estadounidense que muchas veces puede parecer extraño a quienes lo miramos desde afuera es la práctica de lanzar álbumes o singles temáticos para la época de navidad. La mayoría de estos pasan sin pena ni gloria al olvido una vez que acaban las celebraciones, pero alguno pasan a ser clásicos que se quedan pegados en el oído colectivo, como la popular «Last Christmas» de Wham!.

Es en esa tradición musical (aunque probablemente sin aspiraciones de romperla en los rankings festivos de Billboard, ni nada por el estilo) que se inserta el nuevo álbum del cantautor y multi-instrumentalista estadounidense Andrew Bird. Si bien «Hark!» ya había aparecido el año pasado, lo había hecho como un EP con 6 temas. Ahora Bird expande su propuesta original con 7 temas más, entre covers y temas originales.

Entre canciones evidentemente navideñas como «Oh, Holy Night» o «White Christmas», también nos encontramos con algunas no tan obviamente festivas como «Souvenirs», de John Prine, «Greenwine», una transformación de la canción «So Much Wine» de The Hadsome Family, y «Andalucía», de John Cale. El criterio de Bird para su álbum está lejos de remitirse a la repetición de clásicos y estereotipos. «Una referencia pasajera al sentimiento del invierno es todo lo que se necesita para tener un lugar en Hark!», aclaró el músico en una entrevista con Rolling Stone.

Para muchos surge la pregunta de por qué un artista, sobre todo uno que lleva una carrera de más de más de 20 años, decide lanzar una colección tan puntual. «No hablemos de los dudosos motivos que quizá llevan a un artista a hacer un disco navideño», comentó Bird. «Es una relación complicada la que muchos de nosotros tenemos con las fiestas y la música imprescindible que escuchamos. Así que admitamos que es un asunto utilitario. La música es solamente uno de los factores que contribuyen a nuestra alegría y melancolía comunal o solitaria. Como músico es una excusa para tomar un descanso de escribir el próximo álbum y regocijarme en un ejercicio de nostalgia sin culpas».

Pero no hay que engañarse; el sonido de Bird permea y transforma todos los temas del disco, lo unifican en estilo y ambiente, haciendo de la experiencia mucho más que un compendio de villancicos o algunas tonadas alegóricas. A ratos, de hecho, sus arreglos recuerdan a sus trabajos de principios de los 2000, como «The Mysterious Production Eggs», con una tonalidad que salta de lo profundamente melancólico y ambiental a lo alegre y rítmico. También se aprecia un regreso al protagonismo del violín, a diferencia de su álbum «My Finest Work Yet», del año pasado.

La característica fusión de folk con elementos del blues, el jazz y un sinfín de otras influencias (y, por supuesto el característico y etéreo silbido tan propio de Andrew Bird) brillan en todas sus pistas, especialmente en la sencilla, pero muy navideña «Christmas in April». La canción, una de las composiciones originales de Bird para este LP, es un fiel reflejo de las festividades en 2020. «Hay una tonada original que escribí en abril durante la fase más desorientante de la pandemia, cuando no podía sino preguntarme dónde estaríamos cuando llegaran las fiestas, si íbamos a poder estar juntos o no», explicó el artista respecto del tema. «He estado escribiendo muchas canciones inspirado por este predicamento poco inspirador. Esperemos que todas ellas se vuelvan obsoletas lo antes posible».

Opina con nosotros.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.