[Columna]Las Reflexiones que quedan del Día del Trabajador Radial

Cada 21 de Septiembre se celebra este día que reconoce la labor comunicativa de uno de los medios más resilientes en el país, pero al terminar los diversos saludos, quedan algunas reflexiones sobre el futuro del medio, el impacto de la tecnología y como logra mantener su voz en una comunidad cada vez más distante.

Procesador.cl es una plataforma independiente que se financia con publicidad y aporte de lectores como tú. Considera apoyarnos en Ko-fi

 

Tengo una visión idealista de la Radio, pero a la vez he visto algunas de sus caras más terribles. Creo que todo comunicador que quiera hacer una carrera y crecer de verdad debe estar un tiempo en este medio que no para.

La Radio, ya sea en sus distintas versiones (informativa, musical, de compañía y comunitaria) es un espacio que pocas veces te da respiro, es un túnel de tiempo que deja poco espacio para pensar sobre lo que se está haciendo, porque hay que alimentar el aire, hay que seguir las pautas y preparar los informativos de las horas.

El Día del Trabajador Radial tiene una raíz que no es menor: Se crea como un feriado para poder apoyar a quienes daban vida a las transmisiones que se hacían en vivo durante las fiestas patrias, cableando y transmitiendo desde música folklórica hasta las Paradas Militares. Mientras el país vivía estos feriados con todas las comodidades que eso significa, un grupo de personas se sacrificaba para apoyar las fiestas cuando la radio era el gran aglutinador de las comunidades.

Desde ahí y luego con la llegada de las Radios de Cadena, esta práctica empezó a quedar en el olvido. En algún momento solo se programaba música y se le daba el día libre a todo el equipo humano que conforma la Radio, pero luego se pensó con el bolsillo y esto era un día menos de avisaje.

¿La primera en descolgarse de esta práctica? Ustedes saben cuál, la misma que que tiene una reñida historia de maltrato laboral y persecución a sus sindicatos.

pexels-photo-157557
Photo by Anthony on Pexels.com

Ahora el día es como cualquier otro, con los consabidos saludos y correos, además de uno que otra sobada de lomo que es contexto es media sospechosa. Un eterno parlamentario de la Provincia de Llanquihue apareció  muy contento con una torta del Santa Isabel un 21 de Septiembre y fue recibido con incredulidad y contemplación. La selva negra quedó sin ser comida en el Kitchenette de la oficina.

Comunicar en los tiempos de «me lo enviaron por Whatsapp».

La Radio en Chile y en especial las comunitarias o locales tienen una historia de esfuerzo detrás que es digna de destacar. Cuando se hace una revisión acerca de la historia local como realizamos en su momento con Pablo Hernández en nuestro Podcast, hay varios proyectos que o cerraron o bien cambiaron de manos en su momento.

Y es porque el rol de la Radio también cambió, desde el foco de las comunidades y el nexo de las zonas alejadas, las radios de satélite cambiaron para siempre la programación desde la animación hasta la propuesta musical, cada día más uniforme.

car-music-audio-controls
Photo by Breakingpic on Pexels.com

Yo sigo insistiendo a quien quiera escuchar: La mejor música la pone un control en una radio de comuna, porque es su expresión y no hay focus, ni pauta que corra. Es solo un hombre o mujer y su oído musical.

Pero volviendo a este proceso unificador de las radio, muchos de los proyectos y miradas regionales hoy competían con conglomerados internacionales que tenían las espaldas y la propuesta para llegar a todas las comunidades, acaparar todas las señales y por un momento crear un medio que era más o menos igual, pero aun así esto no es nada comparado con el impacto de Internet.

Un espacio local siempre va a tener esa inmediatez y conocimiento de la zona que una cadena jamás va a tener. Incluso en el trabajo con corresponsales pagados y los no pagados. Conocidos son los casos de radios «Grandes» que te llaman de forma prepotente para pedir una nota local que uno levantó, sin siquiera dar el crédito ni menos pagar por el trabajo, al contrario de las Radios transandinas que cuando hay temas en común te llaman y puedes estar conversando 20 minutos relajadamente sobre algo, sin la presión ni la pauta encima.

Pero Redes Sociales cambiaron eso para siempre. La coexistencia de la radio aire y la red durante muchos años fue bastante buena. Fueron de los primeros que lograron general portales y transferir gran parte de su trabajo y potencial de información a la red tanto en artículos como en señales online, pero las redes sociales son un animal muy distinto.

pexels-photo-210904
Photo by Pixabay on Pexels.com

El gran secreto de la Radio es que te sale o no te sale. Acá haber estudiado Periodismo u otra carrera afín te ayuda, pero si no tienes esa chispa o capacidad de estar al aire no puedes hacer mucho. Gran parte de quienes han sido pivotales en el desarrollo de la radio en Chile, jamás pisaron una facultad de nada, salvo para cubrir algo. Pero también están los rifleros, personas que siempre quisieron comunicar pero nunca lograron romper esa dermis y estar en medios como corresponde.

Porque en esa gran e innecesaria separación entre Periodistas y «Comunicadores», lo que existió siempre fue un compromiso con la verdad y la pega bien hecha, algo que no existe en estas múltiples páginas de Facebook que surgieron como tumores de sitios de compraventas, para informar a través de un En Vivo sobre el último accidente en el más morboso detalle o hacerle «la peguita» a alguna figura política de turno (vamos para allá).

Es por eso que el rol de la radio como medio es mucho más importante en estos tiempos de cajas de resonancias y en donde las redes sociales propagan medias verdades que se transforman en mentiras completas.

pexels-photo-3738982
Photo by logan primm on Pexels.com

Durante muchos años estos especímenes que hoy por alguna razón que nadie entiende mucho, arrasan con seguidores y auspicios en base a polémicas y mentiras siempre estaban rondando los medios de comunicación tratando de meter la cuchufleta, de ofrecer temas falsos o derechamente pencas. Hoy lamentablemente, en un par de clicks tienen una plataforma, pero la radio ha sabido convivir bien (mayormente con esto) generando un trabajo mucho más profesional y abriendo más la válvula a la comunidad.

De hecho el integrar audios de Whatsapp en la programación, no ha sido algo accidental. La búsqueda de la horizontalidad entre la radio y sus auditores es algo que siempre estuvo, pero es algo que se fue perdiendo en medio de la llegada de las grandes cadenas de radio que transmiten desde grandes edificios en Providencia.

La Radio y las urnas.

Junto a lo laboral, el contenido y otros medios, otro de los aspectos que también es importante destacar es esa extraña amistad que tienen figuras políticas nacionales y locales con las radios. Algunas aman tanto el medio que compran cadenas completas, pero es harina de otro costal.

En cada año eleccionario, o incluso para los más apurados apenas termina una votación, hay gente que busca a la Radio para tener sus espacios. Son estas figuras que buscan mantener su lugar, pero también llegar a él.

Son los que siempre andan ofreciendo realizar programas de debate políticos y Oh! Sorpresa con ellos como panelistas. Son los primeros en la fila para llamar y ofrecer temas que van desde lo más corneta hasta lo que bordean lo trascendente, pero también son los que se empiezan a meter poco a poco como «líderes de opinión».

No estoy diciendo que la política no tenga que estar en los medios, pero es importante sincerar posiciones. La gente no es tonta, pero si entre el cansancio diario se les están metiendo golazos de media cancha.

Si empiezan a ver que se repiten ciertos invitados o justo se arma un programa de debate, tengan por seguro que estas figuras van a estar en un par de meses o años pidiendo su voto, porque saben el importante poder que tiene la radio, incluso en años en donde el streaming y la web han tomado un cierto protagonismo.

La resilencia, el profesionalismo y el prestigio que genera estar en una radio es algo que para estas figuras tiene un valor. Y eso se los da la gente que está detrás de los controles, de los locutores, de la parte comercial, de quienes hacen el aseo en la oficina y de quienes reportean las notas en terreno.

pexels-photo-3783471
Photo by Dmitry Demidov on Pexels.com

Si la Radio es un invitado de lujo en el living de nuestras casas, con estas figuras interesadas estamos dejando el portón abierto y la puerta sin cerrar.

¿Qué queda para el futuro de la radio entonces en medio de cambios en la industria y en la manera de consumir contenido?

Si hay un medio que ha sabido adaptarse es la Radio, lo que queda claro es que el formato y los actores pueden ser distintos si miramos el panorama en cinco años más.

La integración de la web y la horizontalidad con la comunidad es algo que se está logrando, pero también hay temas no menores en cuanto al consumo de contenido, por ejemplo en el caso de Spotify que hoy tiene para ofrecer música personalizada y diversos podcasts, incluso los más exitosos son exclusivos de la plataforma.

pexels-photo-230868
Photo by Markus Spiske on Pexels.com

En eso las radios tienen que apelar a su factor humano, a que hay alguien detrás de las transmisiones y de las programaciones, a curar contenido que tenga un sello propio y demostrar que están en momentos en donde otros espacios no pueden transmitir.

En los momentos más complejos y terribles de nuestro país, de los cuales hay muchos, la radio ha sido un actor clave no solo en el breaking news sino en ser ese factor cohesionante. Algo muy necesario en un país cada vez más separado, no solo en su visión del día a día, sino que en nuestra relación con los medios (de todo tipo) y que segmento de la realidad privilegian.

Es un llamado a privilegiar la importante labor de las radios más allá del 21 de Septiembre.

Procesador.cl es una plataforma independiente que se financia con publicidad y aporte de lectores como tú. Considera apoyarnos en Ko-fi

Autor: Jorge Inzulza

Periodista, mente inquieta

Opina con nosotros.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.