«Normal People»: Maravilloso y terrible amor

La serie basada en el libro de Sally Rooney, es una de las obras imperdibles de este año, ya que muestra un romance a través del tiempo con personajes tridimensionales, una cinematografía increíble y uno de los guiones más potentes que se ha visto en un trabajo de ficción en años

«Normal People» es una serie que merece ser buscada por los distintos rincones de Internet, ya que lamentablemente en America Latina no ha llegado ni a Netflix ni a Prime Video, ya que su distribución está en Hulu (pero esperamos que Amazon la traiga al continente como lo hizo con otros programas de ese sitio de streaming como «Little Fires Everywhere)».

La serie irlandesa-británica es una coproducción de Elements Pictures y la BBC, y lleva a la pantalla el libro del 2018, que sigue las vida de dos jóvenes de Sligo, una ciudad pequeña en el condado de Connacht en Irlanda.

Marianne es la hija menor de una familia adinerada y distante. De gran inteligencia y mucho potencial genera distancia con sus compañeros de clases y sus profesores, trasformándose en una joven solitaria.

MV5BMzFlZjFjNTUtNGY5OC00MmVmLWE3OTgtMTJmN2MyZTg4MTliXkEyXkFqcGdeQXVyMTE4ODE5MjUx._V1_SX1777_CR0,0,1777,999_AL_

Connell es un joven popular y con muchos amigos, jugador de futbol y de clase trabajadora, su madre Lorraine, trabaja como asesora del hogar  en la casa de la familia de Lorraine. Inocente y de buena disposición ante la vida no sabe qué hará una vez que termine la secundaria.

Poco a poco surge un vínculo entre Marianne y Connell el que será inquebrantable en el tiempo, primero como un romance escondido debido a la familia de Marianne, pero también por las apariencias en el colegio al que ambos asisten. Este amor adolescente y clandestino crece hasta que están a punto de terminar su proceso educativo y se genera un quiebre entre ambos: para Conell, esto es solo una relación física y ni siquiera toma en cuenta a Marianne en la escuela y luego de un importante suceso social, Marianne deja la escuela para terminar su año en clases, alejada de todo, con el corazón destrozado.

La fuerza del destino.

Una de las grandes gracias de «Normal People» es que sigue con detalle e interés la vida de los protagonistas en sus siguientes etapas de la vida, desde su reencuentro en la Universidad Trinity en Dublín, hasta los distintos camino y personal que toman, ellos siempre están ahí, entremedio de otras relaciones o en complejos momentos personales, existe un vínculo que no se quiebra, pero que tiene capas y capas de procesos personales de crecimiento y miradas ante la vida.

«Normal People» está contada de una manera que mezcla el estudio de personaje que harían cineastas como Richard Linklater en obras como la saga «Before», siguiendo las relaciones y quiebres de una pareja en el tiempo, con diálogos pulidos y profundos que en algunos momentos parecen ser sacados de una novela de Jane Austen, con declaraciones de amor inextinguibles y potentes que de desarrollan a fuego lento  y con el suficiente oxígeno, para que todas las etapas tengan un valor y un significado real.

MV5BMWZlMThjYTYtZWMzZC00NGMxLTg4MjYtM2U2ZWUwYzdjN2ExXkEyXkFqcGdeQXVyNTMxMTUxNDI@._V1_SX1777_CR0,0,1777,999_AL_

En una era en donde las series se ven con el celular en mano, «Normal People» tiene esa maestría en su forma de estructurar sus historias, que hacen que tengas que estar atento siempre para no perderte un diálogo que es conecta la historia, pero también una cinematografía lleno de planos detalles en los momentos claves.

«Normal People» es una serie bella, no solamente en la forma como cuenta sus historias, sino desde una perspectiva técnica. Filmada en Irlanda, Suecia e Italia, mezcla escenas con colores vivos y contrastes melancólicos, como la misma isla esmeralda en donde se desarrolla gran parte de la acción.

Desde las pequeñas casas y amplias llanuras de la zona rural de la costa atlántica de Irlanda, hasta el choque entre lo cosmopolita y lo tradicional que tiene Dublin. La belleza de los escenarios, están filmadas de forma inmaculada, en donde son tan parte del relato como los personajes mismos.

MV5BNjdlOWYwZjYtMmE5Mi00NGRkLTk1YmYtMGY5ODYyZjExYjkzXkEyXkFqcGdeQXVyNTMxMTUxNDI@._V1_SX1777_CR0,0,1777,999_AL_

Pero también el trabajo de rostros del equipo demuestra la calidad de los actores principales. Paul Mescal como Connell y Daisy Edgar-Jones como Marianne, siempre están comunicando algo, especialmente en escenas que tienen componentes emocionales importantes. Les creemos todo, porque tiene una química única y porque logran transmitir que las relaciones de romance, no solo ese hollywoodense triunfo ante la adversidad, sino que el amor es en cierta forma adversidad, desde el romance más puro hasta el perdón, la distancia y la reconciliación, todo ese matiz se logra transferir en estos 12 capítulos.

Punto aparte con la banda sonora que acompaña cada capítulo con temas de bandas como CHVRCHES, Elliot Smith, Yazoo y London Grammar. Sirven como acento de las escenas más relevantes.

Podríamos discutirla más, pero caeríamos en los spoilers y es vital ver cómo se desarrolla la historia, ojalá con la menor cantidad de elementos posibles. No solo en la historia principal, sino que en muchos personajes secundarios que son parte del relato y que tienen el mismo nivel de tridimensional necesario para entender que somos testigos de una relación con puntos de amor inseparable y también de amarga distancia.

Absolutamente imprescindible en sus maratoneos de series este 2020.

Calificación 9/10

Autor: Jorge Inzulza

Periodista, mente inquieta

Opina con nosotros.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.