Revisitamos «Speak for Yourself», el disco de Imogen Heap que unió pop y tecnología futurista

Hace 15 años, la cantante inglesa Imogen Heap lanzó este trabajo que tuvo alta rotación y descargas, pero que marca un hito importante en la producción musical, mezclando arte y tecnología experimental

El 2005 fue lanzado este trabajo de la artista inglesa Imogen Heap, siendo uno de sus trabajos más recordados por su alta presencia en parrillas radiales, como también en series de televisión del momento como «The O.C», «Criminal Minds» y «The Ghost Whisperer».

El segundo trabajo solista de la cantante, recoge temas personales y algunos trabajados con Guy Sisgworth en Frou Frou, también de un éxito importante y con temas en la banda sonora de «Shrek 2» (la que requiere una revisión aparte, ya que en esta placa de una película infantil comparten lugar consagrados como  David Bowie, Tom Waits y Nick Cave)

Tres fueron los singles de este álbum «Hide and Seek», «Goodnight and Go» y «Headlock», cada uno con alta presencia radial y digital, pero también con muchas innovaciones musicales y tecnológicas por parte de esta cantante.

Voz y máquinas

Uno de los puntos diferenciadores de Imogen Heap, es que junto con ser una gran intérprete, trabajó fuertemente en utilizar técnicas de grabación y de control de sonido tanto en estudio como en vivo, en muchos elementos que parecen sacados de ciencia ficción.

En «Goodnight and Go», canción que es conocida también por generación más jóvenes por el sample del coro utilizado por Ariana Grande, la cantante inglesa graba segmentos de la canción y los va montando con lo que canta en el momento, con una técnica conocida como Overdubbing, en donde construye los siguientes momento de la canción con diferentes capas, lo que de la una textura única que solo se logra en el estudio con un fuerte trabajo de ingeniería.

«Hide and Seek» fue uno de sus canciones más conocidas, presente en un momento clave de «The O.C» y parodiada en «Saturday Night Live» por su gancho, el que se siente futurista y casi robótico.

Esto se logró en estudio a través del uso de delays y de grabar varias pistas en distintos tonos, para lograr un sonido robótico, casi al borde de lo no humano, pero que contrasta con el tono romántico y desolador de las letras.  La artista pudo replicar a través de efectos, el mismo tono en presentaciones en vivo y demostró la ciencia detrás en el TED de Vancouver.

Otro de los avances importantes en su carrera fue la creación de guantes con fibra óptica y sensores, que permiten controlar la producción de sonidos en vivo a través de gestos, liberando a los artistas de estar detrás de un mixer. En la oportunidad la artista liberó tanto el diseño de los guantes como el código para que quienes lo deseen puedan modificar el contenido como quieran.

Un gran trabajo para escuchar de nuevo o redescubrir, pero para pensar en el espíritu pionero de Imogen Heap, en donde su innovación en la producción y performance vía vocodores y mezcladores precedió a otros artistas que probaron con elementos en la música popular: 3 años antes que «808s & Heartbreak» de Kanye West y 11 años de de «22» el primer álbum electrónico de Bon Iver, «Speak for Yourself» se transforma en una pieza importante de la música popular y la forma de crearla.

Autor: Jorge Inzulza

Periodista, mente inquieta

Opina con nosotros.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.