El 10% de la AFP y la chilena costumbre de opinar de la plata ajena

Durante los últimos días comenzó el pago del 10% de los ahorros de las distintas AFP de nuestro país, tanto en su modalidad total como en cuotas, lo que hace algunos meses hubiese sido impensado.  Pero con el retiro, que aparte de dar una mano a muchas personas que han visto disminuidos sus ingresos comienzan las campañas para reinvertir ese dinero, a advertir que la gente no se compre plasmas y otros comentarios desde arriba del hombro, pero la realidad es muy distinta.

¿Por qué en un país en donde no se habla de la plata propia, les gusta tanto opinar sobre la plata ajena?

Sobre 7 millones de afiliados en Chile realizador la petición de devolución del 10% de sus ahorros previsionales, en medio de este complejo escenario histórico, en donde el desempleo llega al 12,2%.

Este 10% es mayormente un monto que se mueve entre 800.000 y 1.000.000 de pesos, lo que para muchas familias es un respiro para lo más inmediato, pero también para enfrentar ciertas deudas más cercanas.

También hay gente que ha tenido la suerte de mantenerse, un poco más un poco menos, dentro de su esfera de ingresos, pero también ha solicitado sus fondos para poder salir de distintas deudas existentes, con un dinero que no tenían considerados, justo en medio de la férrea defensa que se le hizo por años al sistema de ahorro forzado de las AFP.

pexels-photo-2988232
Photo by energepic.com on Pexels.com

Los plasmas y los avisos de inversión

Perú en su momento realizó el retiro del 25% de las AFP, con un tope de 12.900 soles, un poco menos de 3 millones de pesos al gasto actual y la gente hizo lo que corresponde cuando uno recibe plata: cada uno la gasta en lo que quiere.

Pero en Chile, existe una maldita costumbre de a) opinar sobre lo que la gente hace con su plata y b) armar el negocio para tratar de recoger la mayor cantidad de recursos cuando se huele que alguien tiene plata.

Tal y como los ganadores del Kino y del Loto, se encuentran con una serie de parientes lejanos e inversionistas con tazas que doblan las leyes de las probabilidades matemáticas, aquí distintos bancos y financieras colocaron avisos en en diversos medios sobre en que invertir el 10% de la AFP, principalmente en la Cuenta 2 de la AFP (que es cambiar la plata de una mano a otra), Fondos Mutuos (que son bastante estables) e inversiones inmobiliarias (para arriendos y aportar a la creciente burbuja que existe actualmente en nuestro país).

pexels-photo-259200
Photo by Pixabay on Pexels.com

Pero volvamos a Perú y las imágenes de la gente comprándose LEDs con su dinero. No pasa absolutamente nada, porque son recursos de la gente y más allá de la agencia personal y de solucionar los problemas más cruciales, es probable que alguien por ejemplo cambié el televisor de la casa o algún celular. Pero en esa reducción y pedir que la gente «no salga a comprarse a la TV» es decir abiertamente que se desconfía de la gente, que el chileno en su morenindad, pasó de tomarse la plata al terminar la jornada en el fundo a correr por el último LED para colocarlo en su casa pareada. Imágenes paternalistas y con poca calle de lo que pasa en el país.

Con el agua hasta el cuello.

En medio del imprecedente crecimiento en Chile durante los últimos 30 años, hay muchas cosas que han cambiado, en cuanto a las oportunidades económicas y de desarrollo comparadas con lo ocurrido en décadas anteriores, pero ha tenido su precio: el convivir con las deudas.

Estamos hablando de que según cifras del Banco Central el 74,9% de los ingresos de un hogar se van a pagar deudas. Desde Vivienda y consumo, pero también a Salud y Educación, especialmente en el acceso a proveedores privados.

money-card-business-credit-card-50987
Photo by Pixabay on Pexels.com

La búsqueda del status ha motivado la deuda, pero incluso quienes viven más humildemente también se ven motivados a optar a distintos tipos de créditos, desde la banca hasta las casas comerciales, que tienen la mano firmemente en el cuello de un porcentaje importante del país.

La deuda es algo que compartimos todos, mientras algunos le deben a Abc Din, otros le deben  al BICE o al Security. Este 10% se va ir casi integro a pagar créditos de consumo, hipotecario o la eterna mochila del Crédito Universitario, ni plasmas, ni LCD ni Playstations, estos fondos van a ser una despresurización enorme al sistema financiero, en medio de años complejos en el futuro en donde el acceder a créditos y la capacidad de pagar se va a ver mermada.

¿Que viene después?

La pandemia pusó el freno a fondo en la actividad económica mundial y llama a repensar lo que se está haciendo en cada país. En Chile en particular toma mucho más peso el poder tejer una red de seguridad social mucho más fuerte y no solamente pensada para los quintiles más bajos, sino que para la clase media que no califica actualmente para ayudas y que está literalmente en el borde del precipicio.

pexels-photo-932261
Photo by Miguel Á. Padriñán on Pexels.com

Lo mismo en la reconversión y en la digitalización del trabajo, pero también en el trabajo cooperado y en alianza, en donde la figura del winner que tanto definió a Chile durante los último años quede en el pasado. En donde este personaje asegurón, que jugó a ser gran empresario abusando de los trabajadores, haciéndole el quite el pago de impuestos y al pago de imposiciones se extinga, en pos de gente colaborativa e innovadora.

No podemos salir de esta crisis de la misma forma en la que estamos, mirando por TV (en nuestro plasmas) una votación  que nos devolvería un monto que nos permitirá sobrevivir un poco o alivianar la gran carga de deudas que tenemos como país.

Autor: Jorge Inzulza

Periodista, mente inquieta

Opina con nosotros.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.