Seis meses sin nana: la polémica en Twitter sobre el trato de los empleadores a las asesoras del hogar

En pocos minutos, el tweet de Soledad Brinck sobre como su vida cambió sin tener su asesora de hogar en casa por un buen tiempo y como ahora su casa estaría mejor, pasó de ser una opinión a una serie de respuestas a favor y en contra que revelaron una visión bastante clasista de esta importante labor

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Este fue el tweet principal, de la cuenta hoy restringida de Soledad Brinck que hablaba sobre el cambio que se generó en medio de la pandemia, en donde distintas asesoras del hogar dejaron de prestar sus servicios mayormente, ya que su trabajo no se consideraba necesario con las familias en cuarentena.

Pero lo que parte como una opinión sobre una situación particular, continúa con varios comentarios sobre el rol que tienen las asesoras del hogar, desde que pueden ser reemplazadas por un par de utensilios de aseo o bien como se «ahorra el sueldo», «se pierden menos cosas» y s «rompen menos platos».

Hoy la cuenta está con candado, pero deja una visión clara sobre un sector más acomodado frente a las asesoras del hogar y como se cae un poco la imagen de «que son parte de la familia».

asesora-del-hogar-1024x631

Equiparar el trabajo que puede realizar una asesora del hogar, solamente al trabajo de limpieza o cocina que puede ser automatizado es reducir a las personas a lo que pueden hacer por nosotros, ignorando el componente social que tiene este trabajo.

Recordemos que recién el 2015 se crea la nueva ley que regula la relación laboral de Trabajadoras y Trabajadores de Casa Particular, luego de décadas de un trato casi patronal en algunos casos a las asesoras, regulando el salario, funciones y principalmente descanso de muchas de ellas.

La situación de vulnerabilidad de muchas de las asesoras, tanto en acceso educativo, como en las distancias que deben recorrer muchas de ellas en la Región Metropolitana para cumplir su labor y también el componente netamente social, en donde la relación laboral y personal entre las asesoras y sus empleadoras, tiene subtextos de desconfianza y en muchos casos clasismo, pese al aporte que realizan

TRABAJADORAS-DE-CASA-PARTICULAR.Copy_.01.transfer.Sub_.02_001-740x430

Asesoras del hogar y la integración del trabajo de la mujer.

Más allá de la discusión generada en Twitter sobre los comentarios iniciales, abre un debate acerca del aporte que significa contar con apoyo en los hogares, especialmente para muchas mujeres que abandonan la fuerza laboral al casarse o tener hijos.

Las mismas asesoras del hogar no tienen siempre los recursos para poder optar al cuidado de sus propios hijos y si no tienen espacio en la red de salas cunas o de jardines de Integra o Junaeb, deben ocupar parte de su salario para hacerlo.

Pese a que el Salario mínimo en Chile es de $320.500, no siempre se sigue la regulación actual en donde existe un contrato con horarios definidos y pago de imposiciones. Los contratos «de palabra» siguen estando tan vigentes como siempre.

nana-asesora-del-hogar

Pero es importante relevar el aporte que realizan muchas de las asesoras del hogar en el cuidado de la casa y de los hijos, en medio de un país que tiene una tasa de natalidad baja, especialmente por el alto costo de crianza y la falta de una red social extendida que permita a las mujeres reintegrarse al mundo del trabajo, luego de ser madres.

Si la ley que regula el trabajo de las asesoras tiene recién cinco años, la ley que promueve el cuidado de los lactantes y la necesidad de los empleadores de facilitar estos espacios es aún más nuevo todavía.

La propuesta del 2018 de avanza en sacar el requisito que un empleador tenga al menos 20 trabajadores para poder ofrecer este derecho a más trabajadoras, con bonos que permitan pagar la matrícula y costos los establecimientos.

En la gran perspectiva, podemos quedarnos solo con esta potente maquina de enojarnos que es twitter y señalar que aquí existe un episodio más de gente acomodada emitiendo en público pensamientos que han sostenido en privado durante mucho tiempo, pero hay un tema mucho más potente y que es reconocer el trabajo que realizan muchas personas en apoyo del desarrollo de las familias, muchas veces al costo de las propias.

Si algo que ha dejado claro esta pandemia, es que muchas de las labores que son esenciales, deben tener un mayor respaldo y construir un tejido de seguridad social más potente.

 

Autor: Jorge Inzulza

Periodista, mente inquieta

Opina con nosotros.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.