El Internet Archive podría desaparecer (Y por qué debería preocuparte)

Internet Archive y Wayback Machine enfrentan su momento más complejo luego de que un grupo de editoriales presentara una demanda por su iniciativa de biblioteca abierta. En un mundo en donde la historia se edita o derechamente se borra, peligra uno de las bibliotecas de contenido digital y del patrimonio humano en la red más importantes que existe.

Internet Archive y The Wayback Machine fueron creadas en 1996 como una forma de generar una biblioteca de contenido digital de forma abierta para la comunidad y su archivo es verdaderamente masivo.

Estamos hablando de cerca de 20 millones de artículos, 3 millones de videos y 7 millones de archivo de audio. Eso sin contar la labor de The Wayback Machine, que saca fotografías a distintas webs (muchas de ellas desaparecidas) para tener un soporte clave al momento de buscar información para investigaciones o incluso para conocer como muchos sitios fueron evolucionando en el tiempo.

Captura de Pantalla 2020-07-02 a la(s) 19.44.55.png

En una época en donde el internet está cada vez más sanitizado, en donde videos de youtube se bajan por cualquier motivo o en donde artículos se encuentran tras murallas de pago, este masivo archivo tiene contenido de más de 20 años, especialmente varios que han sido creado por usuarios y que hoy no están disponibles, porque aunque la gente crea que «una vez que algo está en Internet estará ahí por siempre», mucho contenido y páginas han desaparecido sin dejar mucho rastro

Una nueva demanda

Este carácter de contenido libre que tiene Internet Archive los ha metido en problemas en distintos momentos, desde preservaciones de bibliotecas de ISOS y ROMS de videojuegos, los cuales durante años estuvieron disponibles en variados sitios pero cuando Nintendo y Sony comenzaron con sus consolas virtuales y reventa de juegos intentaron eliminar todo rastro para revender juegos.

Caso similar con el gobierno estadounidense por archivar imágenes satelitales, muchas de ellas con contenido clasificado e incluso con la CIA y el FBI, luego que se guardaran cables de archivos desclasificados, de hecho al buscar material de Chile, junto a libros, fotografías y videos hay una colección completa de los cables de las agencias de Inteligencia y su involucramiento en el país desde fines del Gobierno de Frei Montalva hasta la totalidad de la dictadura.

Captura de Pantalla 2020-07-02 a la(s) 19.45.53.png

Pero la demanda actual tiene que ver menos con archivos ocultos, sino con una librería abierta. En su colección de textos tienen varias publicaciones históricas que están en el dominio público o bien nadie tiene los derechos para ellos, pero al iniciarse la pandemia crearon una biblioteca abierta de textos modernos, los cuales se pueden pedir prestados por un tiempo en una variedad de formatos, incluso en Epubs para poder leer en e-readers como Kindle.

Esto generó que distintos autores y a sus editoriales como Hachertte, Penguin Random House y Harper Collins, entre otros debido a la facilidad de obtener estos títulos actuales sin pagar. 

pexels-photo-3806168
Photo by Lisa Fotios on Pexels.com

Hay varias miradas acerca de esto. Con las bibliotecas y librerías cerradas, The Internet Archive en su esfuerzo de catalogar todo, tomo varios libros (físicos y digitales) y los prestó a usuarios por un tiempo ilimitado. Desde las editoriales consideran que esto infringe en el derecho de vender contenido, pero un porcentaje importante de estos libros no están disponibles de forma digital o en sitios de venta y se encuentran en un limbo de acceso de contenido.

Junto a estas editoriales el gremio de autores de Estados Unidos presentó una carta abierta criticando la medida de esta biblioteca abierta, señalando que ofrecer algo que no es tuyo es robo.

Bajen lo que puedan

Esta demanda afecta la labor del sitio debido al costo que significa el proceso legal y los daños monetarios que podrían pedir las casas editoriales, afecta a una labor que se sostiene mayormente con aportes en dinero, pero también con usuarios que proveen de material a este gran archivo.

Más allá de los libros o juegos nombrados anteriormente, en el archivo se encuentra gran parte del material que ya no está disponible en internet, ya sea por censura o porque sus usuarios han decidido dejarlos no disponibles y eso es muy importante para conocer el contexto de distintos procesos.

Además de esto se encuentran episodios televisivos de series desparecidas o bien editadas por polémicas, desde caricaturas de Warner Brothers en los 30’s  y 40’s editadas por contenido racial o de series de los 90’s y 00’s por uso de blackface o contenido religioso  especialmente capítulos de South Park que fueron sacados de rotación en TV y Streaming.

SouthParkCensored

Pero principalmente en lo noticioso, que es un agujero de conejo en si mismo. La televisación de los movimientos sociales o de episodios históricos se encuentran a un click de distancia para quienes quieren conocer sobre la historia del siglo XX o bien recordar mucho material del siglo XXI en su emisión original.

Desde documentales extranjeros sobre la dictadura en Chile, hasta videos de países del bloque soviético, pasando por el 11 de Septiembre estadounidense y las guerras siguientes, la crisis económica del 2008, la primavera de Egipto, Occupy Wall Street y la movilización social de Chile durante el 2019, se encuentran archivadas tanto en material de medios de comunicación, como de ciudadanos que subieron este contenido a este masivo archivo.

Captura de Pantalla 2020-07-02 a la(s) 19.48.47

Por ahora mientras esta situación se resuelve en tribunales, es importante acceder y resguardar mucho de este contenido según nuestros intereses, o apoyar a esta labor de archivo, pero por sobre todo que la comunidad sepa de este gran esfuerzo, justo cuando la red se encuentra cada vez con más trabas y censuras, especialmente frente a la edición de la realidad frente a nuestros propios ojos.

Creemos firmemente que la verdadera libertad de la red tiene que ver con el archivo y protección de los contenidos en su forma más pura e inalterada posible, incluso los contenidos cuestionables y de odio, porque entender como llegamos a ese escenario nos va a hacer ciudadanos más informados y con más capacidad de análisis de como mejorar como sociedad.

Editar y pretender que los productos culturales es taparse los oídos con las manos, frente a la ensordecedora capacidad humana de equivocarse, pero también de aprender de esos comportamientos para un futuro mejor.

Autor: Jorge Inzulza

Periodista, mente inquieta

Opina con nosotros.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.