«Guatones con Hambre» la tendencia que muestra el lado más desalmado de Twitter en Chile.

Twitter hace bastante tiempo viene siendo una de las plataformas más tóxicas de Internet: desde sus linchamientos virtuales hasta las tendencias generadas para desinformar y denostar a grupos en específico. Durante las últimas horas la tendencia fue «Guatones con Hambre», en donde compartían imágenes de personas con sobrepeso en medio de las protestas en el sector de El Bosque. Una cruel mirada y una muestra clave de la falta de calle de los usuarios de la red de microblogging

A menos de 24 horas removidos de las manifestaciones en El Bosque en medio de la cuarentena, demuestra una realidad clara en Chile: la ausencia de una red de protección social no solo para casos de un a pandemia de este tamaño, sino que para una comuna con índices de pobreza importante y que trabaja con ingresos diarios, lejos de cualquier posibilidad de planificar o responder de mayor medida a una crisis de este tipo.

Acá la despensa o la posibilidad de juntar alimentos más allá de no perecibles o de plena subsistencia no existe. Si bien el hambre en Chile hasta el momento tiene indicadores de 2,7% de la Población, según datos de la ONU, la obesidad ha aumentado en un 74%.  

Captura de Pantalla 2020-05-19 a la(s) 07.40.14

 

La mala alimentación no es tema de los últimos años, como se pudiera pensar en donde se ven ollas comunes en sectores más económicamente golpeados sino que es algo que tiene una presencia mucha más larga. Gran parte de la estrategia de Junaeb y de los municipios frente a la baja de las matrículas durante los últimos 15 años, fue a apuntar a las familias que necesitaban de la alimentación durante el año escolar, como uno de los factores a destacar dentro de la oferta educativa, esto en medio de un proceso en donde hasta en los barrios más populares cualquier corporación le colocaba «colegio» a un galpón con sillas, para lucrar con las subvenciones estatales.

Pensemos por ejemplo en el rol que tiene Junaeb en la alimentación de los estudiantes en donde muchos de los niños solo reciben la alimentación de las colaciones en periodo escolar, mientras que los fines de semana quedan a la suerte de lo que sus familias puedan darles. 

Captura de Pantalla 2020-05-19 a la(s) 07.40.54

La falta de oferta de alimentación de calidad en sectores de menos ingreso es clara, cuando existen una menos distribución de opciones saludables y en donde las familias que perciben menos del sueldo mínimo y que incluso dependen de ventas informales diarias apuntan a alimentos de bajo valor alimenticio. 

¿Por qué una familia optaría por una lechuga que cuesta entre 600 a 700 pesos si con eso puede comprar una bolsa de arroz? ¿Qué pasa con la dieta basada en un gran porcentaje en el pan, fideos, papas y en snacks de bajo costo, pero que dan una sensación de saciedad?

La Burbuja

El desconocer que la situación alimenticia ligada a la pobreza en Chile, tiene más cara de mala alimentación de que de ausencia de alimentos, significa no entender fundamentalmente cómo vive un sector importante de la población.

Ladrones de oxígeno como Sebastián Eyzaguirre y el urbanista Iván Poduje olvidaron que no hay que tener opinión de todo y optaron por burlarse de del sobrepeso de los manifestantes y de la proyección de la palabra «Hambre» en el edificio de Telefónica.

Captura de Pantalla 2020-05-19 a la(s) 07.42.24.png

Y luego el trending topic, muchas veces esfuerzos concertados o bien a través de la utilización de bots, el tema «Guatones con hambre» busca minimizar la manifestación de la gente porque tienen sobrepeso, como si esa situación no fuera por la mala dieta que tienen en base los malos ingresos y las pocas opciones de alimentación.

Es desconocer el problema estructural en donde hay comunas enteras en donde no existen áreas verdes o bien los proyectos que se han generado están sin cuidado por falta de recursos municipales o bien han sido tomadas rehenes por la delincuencia. Los espacios de actividad física son cada vez menores, en donde las calles son inseguras y los espacios comunes como gimnasios y plazas son cada vez menores.

Captura de Pantalla 2020-05-19 a la(s) 07.43.48.png

Este problema estructural se ve incluso en la atención primaria, en donde los consultorios al depender de los fondos entregados por los servicios de salud en base a los inscritos y a las arcas municipales tienen experiencias muy disimiles, pero también en su ejecución. En comunas de menores ingresos el gran porcentaje de la experiencia tiene que ver con el tratamiento de enfermos crónicos producto de una mala alimentación y sedentarismo.

Sin duda temas en Twitter con este nivel de odio no son nuevos y hasta se podría decir que las herramientas para denunciarlos existen, pero estos espacios son tendencia por esfuerzos diseñados u orgánicos de una red que pese a su toxicidad, mueve la pauta de prensa o influyen a quienes toman las decisiones. Si bien no es la red social más popular, si influye en quienes pueden generar algún tipo de cambio en la población.

Captura de Pantalla 2020-05-19 a la(s) 07.41.26.png

En medio de un país altamente polarizado y que continuará siéndolo incluso superando esta emergencia sanitaria, el trabajo de la ciudadanía es involucrarse en los cambios necesarios para la sociedad chilena y los distintos focos que se han visto en todas las regiones, pero que tienen a la desigualdad como factor común.

No se trata solo de los «guatones con hambre», se trata de entender que el país y los complejos cambios que vienen para adelante, nos piden una madurez ciudadana que no acepte estos discursos de odio y que deje las percepciones de la otredad fuera, para buscar un país que funcione para todos, en donde estemos más activos y conscientes de lo que pasa más allá de nuestra propia burbuja.

Autor: Jorge Inzulza

Periodista, mente inquieta

Opina con nosotros.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.