Too Hot Handle: La basura del cable se hace un espacio en el streaming

En pocas horas «To Hot to Handle» se transformó en uno de los programas más vistos en Netflix en Chile. Tiene todos los elementos de programas basura que llenaron durante años el E! y Canal Sony, pero ¿vale la pena verlo como placer culpable?

Convengamos una cosa, hay dos clases de programas basura: los que no entendemos porque existen y se transforman en ruido de fondo en medio del zapping o mientra elegimos que ver en streaming y los que se transforman en un placer culpable.

Shows como «Catfish», «Next» o de forma nacional «Espías del Amor» y «Manos al fuego», en donde los personajes que se muestran son tan increíbles, gracias al casting y la edición, que se transforman en diálogo obligado con nuestros amigos.

Creado en un laboratorio

La premisa de «Too Hot to Handle» es casi como esos reality shows falsos que existen dentro de otros programas de TV, porque nadie sería capaz de crear un concepto tan ridículo y con concursantes tan privados de algo interesante que decir.

Es como «Milf Island» el falso reality show que promueve NBC en «30 Rock» en donde el show es una isla de con 25 mujeres mayores, 50 niños de secundaria y en donde no hay reglas, así de ridículo.

«Too Hot to Handle» reune a 10 concursantes, cinco hombres y cinco mujeres, cuya apariencia aparece extraída directamente de los filtros de Instagram y con verdaderas gemas en su presentaciones como «quiero esparcir mi semilla con todas las razas, sexualmente hablando» o «me encanta la vibra internacional, por ejemplo el de Australia y no se dónde queda eso».

Todo funciona perfecto como cualquier reality de gente atractiva hasta que les indican que no pueden tener relaciones sexuales, ni siquiera besarse, ya que existe un premio de USD 100.000, que se lo llevará la última persona célibe, aunque ese monto bajará si es que alguna pareja rompe con este mandato.

cd9d257254435ccf45ef4fc13984d9c156-too-hot-to-handle.2x.rsocial.w600

Esto es presentado como una gran tragedia ya que son personas que utilizan mucho su sexualidad para validarse y definirse como persona. En esto el casting del show es lo mejor, ya que presenta a gente que es realmente atractiva, pero a la vez con bajo nivel de personalidad y poca autoestima, ya que deben a lo largo de ocho episodios aprender una lección sobre respeto a si mismos y al otro.

¿Vale la pena? El concepto parte bien, pero en la misma plataforma hay mejores ofertas como «Love is Blind» que tiene mejores personajes e historias mucho más empáticas dentro del maqueteado mundo de los reality show. Pero a menos que el primero capítulo los enganche y lo quieran ver por gusto o porque odian a los personajes y quieren ver como sufren, no es muy recomendable.

Bonus track

Sobre eso mismo, les recomendamos otra serie muy buena, que es sobre como se hace un reality show y las intrigas que se generan entre los productores y el elenco, para mantener estas verdaderas y altamente editadas máquinas de morbo: Unreal.

La serie pueden verla  en el canal Lifetime y se compone de cuatro temporadas.

Autor: Jorge Inzulza

Periodista, mente inquieta

Opina con nosotros.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.