Marcar AC, los pasos en falso y la falta de educación cívica

Nos acercamos a uno de los procesos eleccionarios más claves de los últimos años y pese a que el 26 de Abril está a la vuelta de la esquina, se siguen dando pasos en falso desde diversos sectores, como el llamar a «Marcar AC» en una votación que es literalmente sobre este proceso.

Partamos de varios puntos claves: El acuerdo del 15 de Noviembre para definir una Nueva Constitución para Chile y quienes participarán de este proceso no es algo que deja tranquilos a todos. Desde diversos entes del espectro político nacional existen visiones de que firmarlo era ceder y una derrota, hasta que este el principio del fin de la República.

marca_ac_0.jpg

También existe la idea de profundizar la división nacional a través de la desinformación. En ese sentido no vamos a insultar la inteligencia de la gente frente a los procesos y el llamado es informarse lo más posible de estos procesos, pero también salir a la calle, tener diálogos con nuestros colegas, amigos y familiares, salir de la caja de resonancia un rato.

En esa disonancia, el llamado de la Mesa de Unidad Social de «marcar AC en el voto» tiene que ver mucho con esa falta de calle o bien privilegiar los votos más testimoniales, especialmente en un proceso que hace 365 días atrás no estaba en el horizonte de nadie.

IMG_20200204_110701

 

Los votos y los apoderados

Las elecciones en Chile, que ya de por si tienen un nivel bajo de participación real al ser voluntarias, tienen una serie de elementos que son parte del proceso. Más allá del proceso mismo de votar y que se contabilicen los sufragios, el rol de los apoderados tiene un valor cada día más grande.

En un universo de votantes reducido, estas papeletas marcadas con AC u otro mensaje pasan la pila de objetados y en ellos, los apoderados que provienen mayoritariamente de partidos políticos, agregan una capa extra de incertidumbre y derechamente peleas a los conteos.

En una votación donde literalmente se está decidiendo si se sigue un proceso de cambio constitucional, el marcar AC es contraproducente y la persona que marcó «apruebo», transforme su papeleta en un voto objetado y libre para el debate de la mesa, pudiendo ser declarado valido o nulo.

¿Qué dice la ley?

Se considerarán como válidamente emitidas, pero marcadas y podrán ser objetadas por vocales y apoderados, “las cédulas en que se ha marcado claramente una preferencia, aunque no necesariamente en la forma correcta señalada en el artículo 65, y las que tengan, además de la preferencia, leyendas, otras marcas o señas gráficas que se hayan producido en forma accidental o voluntaria, como también aquellas emitidas con una preferencia pero sin los dobleces correctos.

Estas cédulas deberán escrutarse a favor del candidato que indique la preferencia, pero deberá quedar constancia de sus marcas o accidentes en las actas respectivas con indicación de la preferencia que contienen”.

En ese sentido deben sumarse la preferencia, pero en proceso con este nivel de escrutinio público y político, significa poner en riesgo una preferencia.

La educación Cívica

El hecho que este llamado no haya levantado las alarmas inmediatamente, habla acerca del desconocimiento de este proceso eleccionario, pero mayormente de la falta de datos reales sobre los cambios que se proponen en este proceso y sobre el funcionamiento del Estado como un todo.

Finalmente, 30 años de «en esta casa no se habla de política» o «para que votar si uno trabaja igual» han hecho estragos en la formación ciudadana de la comunidad y ha llevado a feudos político electorales en comunas, autoridades que llevan generaciones enteras en el parlamento y el pensar la política como una pelea de barras bravas.

Mirando más allá del importante proceso de abril y lo potente de las campañas que viene, este proceso nacional es por lo bajo histórico y requiere de un proceso de formación y participación mayor.

elecciones_peso_peso-1.jpg

Dentro de la conversación se dice «estamos contra los políticos», pero finalmente se está contra los partidos y su estructura actual de funcionamiento. La salida de nuevos líderes ciudadanos, desde distintos puntos es una necesidad clara, pero no para replicar el mismo sistema, sino que para participar.

Y hablando de participar, gran parte de eso no se reduce solo a un sufragio y dormitar por dos o cuatro años, significa informarse de los procesos locales y nacionales, de dialogar con la comunidad, pero también de plantear por qué hay comunas en donde se han llevado los municipios para la casa.

El llamar a marcar AC es una paso en falso muy profundo y significa no abandonar esa política donde prima más lo estético y artificial, que la necesidad de participación y de cambios reales.

Autor: Jorge Inzulza

Periodista, mente inquieta

Opina con nosotros.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.