[Reseña] Rise of Skywalker,un tibio cierre a una saga legendaria

La última (por ahora) película de Star Wars es medianamente adecuada como film, pero dentro del gran contexto de la franquicia, parece una mezcla apelotonada de una serie de ideas que se lanzan con igual mérito para tratar torpemente de borrar el tono de «The Last Jedi» y para cerrar de manera dudosa una franquicia de este pedigree. (contiene Spoilers)

J.J Abrams es un desarrollador que suena mucho más potente de lo que es realmente y eso nos quedó claro para quienes vimos «Lost»: mientras las historias sean relevantes y los personajes tengan carne puede hacer maravillas, como en esta legendaria serie de TV, pero cuando no tiene claro la estructura narrativa o que las historias son más que una colección de momentos, ocurre lo que sucedió con «Rise of Skywalker».

StarWarsTROS.jpg

Una simulación del pasado

Cuando Disney compró Lucasfilm por 4 billones de dólares en el 2012, la apuesta era importante, ya que Star Wars había cerrado el arco de las precuelas, con resultados bastante resistidos. La icónica franquicia estaba centrada en cómics, videojuegos y proyectos animados de diversa calidad, todos integrados en el Universo Expandido de Star Wars, el cual tenía obras bien cuestionables, pero cada tanto sacaba trabajos de gran calidad como la serie animada de Clone Wars a cargo de Gendy Tartakovsky, las novelas de Chuck Wendig y videojuegos como Knights of the Old Republic, Shadows of the Empire y The Force Unleashed.

Disney hechó todo eso por al borda y decidió empezar un nuevo relato, pero manteniendo el tono de la saga original, siendo The Force Awakens similar en lo aventuresco a New Hope, The Last Jedi un poco más oscura para emular a Empire Strikes Back y The Rise of Skywalker con un espacio resolutivo similar a Return of the Jedi.

De ese plan, o más bien declaración de intereses, solo The Force Awakens logra la solidez de las cintas originales y tiene mucho que ver. 

En el episodio VII, Lawrence Kasdan, quien escribió Empire y Return of the Jedi, además de otras joyas como Raiders of the Lost Ark. Ese texto tenía la suficiente nostalgia para poder atraer a los fans históricos de la saga y también suficiente actualización para atraer a nuevos fans a esta saga, con elementos más similares a las franquicias de acción actuales y para borrar un poco el sabor de las precuelas.

rey-rise-skywalker-star-wars.jpg

El elefante en la habitación

The Last Jedi es una película distintas, no solo porque no necesariamente cumple el espacio de ser más serie y oscura como  Empire, en donde Irvin Kershner plasmó toda su capacidad y generó una nueva barrera no solo en el cine de ciencia ficción, sino que en el medio en general.

Kershner, quien ganó una Palma de Oro en Cannes, supo utilizar todos los elementos de ficción y efectos especiales, supo transferir elementos de ansiedad, identidad y pérdida a una opera espacial con una maestría nunca antes vista.

Rian Johnson por su lado, que venía del éxito de Looper y de dirigir diversos episodios de Breaking Bad, tenía varios ideas que plasmar en este octava cinta de Star Wars.

Podemos estar toda una tarde debatiendo sobre la ejecución y las decisiones del corte final de The Last Jedi, pero dentro de esta trilogía es el mejor film, el gran problema es que no es una buena película de Star Wars.

Desde el tratamiento de los personajes, como Luke Skywalker, Poe Dameron y Rey, hasta la relación de Rose Tyco y Finn, pasando por la forma como la Almirante Holdo interactúa y se integra desde el canon de la saga, solo Kylo Ren sale fortalecido en una historia que habla acerca de que cualquiera puede ser un héroe, el peso de la nostalgia y la oportunidad de construir sobre el futuro, el temor del pasado y la incertidumbre del mañana. Todo eso sumado a una fotografía y tomas verdaderamente icónicas como el enfrentamiento en Crait.

star-wars-rise-skywalker-reacciones.jpg

Olviden todo y pongan atención

Uno de los grandes pecados de «Rise of Skywalker» es que se dedica en partes del relato a borrar lo avanzado por «The Last Jedi», pero de paso toca partes completas del canon de Star Wars. 

Si tuvieramos que resumir la última cinta, escrita por dos guionistas de Jurassic World (Colin Trevorrow y Derek Connelly) y uno de los Guionistas de Batman V Superman y Justice League (Chris Terrio) es que es plantea una serie de historias que necesitan ser cerradas y las soluciona de la manera más ridículas posibles.

Desde ir a buscar un artefacto rastreador de Sith para llegar al planeta Exegol, en donde durante todo este tiempo Palpatine, haciendo su mejor cosplay de GladOS, estuvo moviendo los hilos y aparentemente, construyendo Star Destroyers por decenas.

Hay momentos verdaderemente ridículos, como lo OP que es Rey, demostrando poderes que hubieran cambiado cintas completas de Star Wars, como la resurrección y curación a través de la fuerza. Algo que Padme Amidala hubiese agradecido mucho, lo mismo que Qui Gonn Jin. 

Captura de Pantalla 2019-12-26 a la(s) 12.00.59.png

Pero también cosas más parecidas a un videojuego de aventuras, como la utilización de una Daga con escrituras de Sith, que llevó a los protagonistas al sistema de Endor a encontrar, gracias a un conveniente compás, otro rastreador Sith en las ruinas de la segunda Estrella de la Muerte.

La cinta si tiene algunos momentos logrados, pero que necesitaban mucho más aire y desarrollo, como la historia de Finn al encontrarse con otros Stormtroopers rebeldes como Jannah, o mayores segmentos del entrenamiento de Leia en las técnicas de la Fuerza, pero el mayor de todos es la presencia de Han Solo y que lleva a Kylo Ren a abandonar el lado oscuro.

Una de las discusiones narrativas es que en el guión se habla de que la presencia de Solo es «una memoria», pero paralelamente Leia muere al utilizar la fuerza para guiar a nuestros aventureros, pero la mejor explicación para cerrar el arco de los hermanos Skywalker, sería que Leia pudiese conjurar la figura de Han Solo, sabiendo que sería lo único que tendría la fuerza suficiente para que Ben pudiera tener su momento de claridad.

star-wars-rise-of-skywalker-final-trailer-15.png

Lo mismo sobre el hackeo a C3PO, un personaje que ha estado en nueve películas y que salvo el borrado de memoria al final de Revenge of the Sith, ha sido uno de los testigos claves de las diferentes eras  de Star Wars, pero el momento es breve y es utilizado para fines cómicos sin un mayor peso.

En esa carrera por el final, no hay mayor explicación de la vida de Poe Dameron y que lo llevó a ser de esa forma, salvo un par de referencias al encontrarse con Zorri Bliss en Kijimi o que sucedió con Rose Tyco que se transformó en una verdadera extra en esta película.

star_wars-_episode_ix_the_rise_of_skywalker-publicity_2-h_2019_0.jpg

Al final, con un planeta ardiendo por todos lados, este fin (por ahora) de Star Wars no hace mayor referencia, ya que Disney tratará de recuperar toda su inversión a través de distintos trabajos. Ya han probado que The Mandalorian, que es posible ofrecer nuevos materiales a través del gigante imperio multimedia de Disney.

No necesariamente de esta saga en particular, ya que por el momento John Boyega y Oscar Isaac, indicaron que no tienen interés de hacer series para streaming basadas en Star Wars, sino enfocarse en nuevos proyectos.

Por ahora la saga en el cine tiene una cierta fatiga y la realización de proyectos de menor calibre para TV, parece ser la salida.

Anuncios

Autor: Jorge Inzulza

Periodista, mente inquieta

Opina con nosotros.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.