Grandes abusos de ayer y hoy: Las llamadas de cobranza

No importa la hora, ni el monto de la deuda. Los llamados de los centros de cobranza de bancos, empresas de telefonía e internet no tienen ningún miramiento.

¿Qué podemos hacer ante semejantes amenazas hacia nuestra privacidad? La tecnología tiene la solución

Enfrentémoslo, la gran parte de nosotros está endeudado. De hecho el último informe del Banco Central situa las deudas en 73,3% del ingreso disponible por hogar, básicamente un grupo familiar está pagando 3/4 de todo los sueldos en deudas de todo tipo.

Esta compleja situación económica, sumado a los bajos sueldos en nuestro país convierte a la «bicicleta» del crédito en una realidad para un gran porcentaje de los trabajadores.

Acoso telefónico

Digámoslo abiertamente, las cobranzas telefónicas están a solo un paso por debajo de las amenazas abiertas. Conocido es el chiste de los SMS que nos envían las empresas telefónicas con lenguaje como

USTED PRESENTA UNA DEUDA VENCIDA EN SU CUENTA Y DEBE REGULARIZARLA A LA BREVEDAD PARA EVITAR EL CORTE DEL SERVICIO

Y luego del pago

Gracias por su pago. Vive la mejor velocidad móvil con nuestra compañía

Esto es mucho más violento en el caso de los bancos, personalmente sufrí llamadas en los horarios más impensados de ejecutivas de Santander y que me repetían la millonaria deuda que tenía con el banco producto del robo de mis equipos de trabajo.

Amenazas con Dicom, utilización de cualquier fondo que llegue a tu cuenta sin consultarle y un lenguaje bien violento casi al borde de la amenaza recordándote que tienes que pagar.

maxresdefault.jpg

En este caso es bastante impresentable. Todos sabemos que en los call center deben cumplir ciertas cuotas y que las condiciones de empleo para sus trabajadores no son las mejores, pero este matonaje telefónico no tiene sentido.

¿No se supone que un banco sabe la fecha de pago de cada cliente y que recibirá su dinero en una fecha cercana a ese día?

¿Es la política de los bancos el amendrentar a los clientes, especialmente quienes tienen la voluntad de pagar pero por distintas razones no pueden hacerlos en la cantidad o en los tiempos de los bancos.

Bloquear y reportar

Ante este ataque sin fin de las compañías de cobranza (y sus violentos tercerizados) existen algunas opciones claves para limitar en cierta manera estos ataques.

En Android, principalmente los builds de Samsung, existe dentro del sistema la opción de reportar una llamada y bloquear este número. Si bien las empresas ocupan centrales con cientos de números celulares, este sistema de reporte permite alimentar una base de datos en donde aparece sugerido de quien está llamado con datos como «Posible Fraude» o «Posible Estafa)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Para iOS la tarea está a medio hacer, ya que estos bloqueos deben hacerse manualmente. Hoy la app más utilizada es TrueCaller, pero existen serias dudas sobre los permisos y el acceso a datos personales del teléfono que los usuarios deben dar para utilizarla, por ejemplo suplir la app de llamadas que viene por defecto.

Lamentablemente queda en manos de nosotros, quienes le peleamos a las deudas huir de este sistema que nos recurda día a día y de la forma más violenta posible la plata que debemos.  Este sistema tiene que cambiar, acá el consejo neoliberalista de «si no quieren que los llamen no gasten», no aplica para nada.

En el Chile actual, pocos pueden.

 

 

 

Anuncios