Este miércoles 14 se decidirá el destino de “Sentados frente al mar”

La icónica estatua de la costanera en Puerto Montt genera sensaciones encontradas: por un lado se encuentra derechamente fea, pero ha sido parte del paisaje del centro de la ciudad por más de una década. Una consulta ciudadana de Serviu, incluida en el plan de mejoramiento de la costanera podría terminar con este monumento.

En la web de Serviu en Los Lagos, se informarán los lugares de votación para la consulta ciudadana del plan de mejoramiento de la Costanera de Puerto Montt. Una de las preguntas tiene que ver con mantener ( o no) la estatua de Sentados Frente al Mar, inaugurada justamente el día de los enamorados el 2002.

Hablar de este proyecto a las personas que viven en la ciudad y quienes la visitan genera una serie de debates: desde su valor estético, hasta el estado en el que se encuentra la costanera de Puerto Montt, el que está lejos de lo ideal.

La estatua se ha transformado en un espacio de emprendimiento también, con la llegada de miles de visitantes a la zona, principalmente a través de cruceros, esta pareja de enamorados llama la atención por sus formas menos estilizadas, lo que incluso lleva a que la gente se refiera a la estatua como «los Guatones». Esto no ha limitado la venta de distintos tipos de recuerdos como llaveros o imanes, para que los visitantes se lleven una parte de la identidad de la ciudad puerto.

La creciente necesidad de darle una nueva cara a la ciudad

Desde fuerte crecimiento de la ciudad en la década de los 90’s de la mano de la industria salmonera y de servicios, la capital regional parece estancada en dos modalidades: los Malls y el concreto, dándole la espalda al anfiteatro del mar y en donde distintas administraciones municipales han abandonado una costanera que bien podría estar a la par de distintas paseos nacionales o internacionales, pero que se transforma en un espacio para la venta ambulante, el consumo del alcohol y la constante contaminación del borde costero, tanto industriales como personales.

Este cambio de cara de una las postales más visibles de la ciudad es absolutamente necesario, pero debe pensarse a futuro y con las necesidades que tengan nuevas generaciones hacia ciudades más amables y atractivas. Miradas cortoplacistas nos llevarán a situaciones como inaugurar una pileta de aguas danzantes, con una inversión multimillonaria pero que está ubicada a metros del mar, ocupa un recurso cada vez más escaso y funciona casi nunca.

La discusión será importante para ver si «Sentados frente al mar» tendrá un lugar dentro de esta nueva cara de la ciudad, en donde pese a su cuestionable atractivo, quedaría un vació en este lugar si la gente decide que los enamorados deben levantarse de su banca e irse.

Anuncios