Shazam!: una pequeña luz en medio de la oscuridad de DC Comics en el Cine

En medio de la innecesaria oscuridad y tedio de Justice League y el asalto a los sentidos de Aquaman, Warner Brothers apunta a contar una historia con corazón y que funciona completamente.

¿Cómo un superhéroe de la edad dorada puede resonar tanto con un público un poco cansado de los grandes blockbusters de hollywood? Riéndose del género y hablando sobre la importancia de la familia, especialmente la que uno construye

Mientras en pocas horas Marvel dará fin a una historia que tiene 20 cintas a lo largo de 10 años, el récord de DC Comics no ha sido el más limpio.

Christopher Nolan demostró que las cintas de superhéroes pueden tener el peso y la propuesta cinematográfica necesaria para ser mucho más que una cinta con una buena cuota de explosiones. Mientras»The Dark Night Rises» finalizaba, por otro lado Marvel estaba probando con la primera «Thor» y avanzando en cintas que mezclaban el mythos de sus personajes, pero agregaban una cuota más humana, con más humor.

shazam01.jpg

Znyder y su obsesión con lo oscuro

La era de Snyder en DC Comics tiene un peso específico, tras el éxito de Watchmen, una cinta que se pensaba «Infilmable», el director logró con más fidelidad de la que uno podría haber pensado, hilar una cinta medianamente competente.

Pero en el 2011 con Sucker Punch, vimos quien era realmente Znyder. Un tipo efectista, acompañado siempre de grandes efectos especiales, pero obsesionado con hacer guiones profundos (en teoría), pero con una liviandad y un amor por lo visual antes que la coherencia de una cinta.

Lo de «Man of Steel» (sobrecargada y creía), llega a su punto máximo con «Batman v Superman: Dawn of Justice, un pastiche raro de 3 horas que mezcla éxitosas de los cómics como «Dark Knight Returns», «Death and Rebirth of Superman» y hasta un tufillo a «Justice League:Babel Tower» sobre el registro de habilidades (y debilidades) de superhéroes.

Esto se extiende a la fallida Justice League, la cual debió ser refilmada e incluir al Director de Avengers Joss Whedon, para soltar una película medianamente filmable (con bigote CGI de por medio).

shazam2

La magia de volver a creer

Este contexto nos sitúa en una cinta que entra dentro del Universo cinematográfico DC, pero sin obsesionarse con el concepto. En Shazam! Billy Batson, quien busca a su madre desaparecida y es adoptado por una nueva familia compuesta por otros niños en el sistema de protección de menores, conoce sobre la existencia de Superman y Batman, pero como figuras que están presentes dentro de una sociedad que acepta y reconoce la existencia de estos superhumanos.

Aquí no se ve esa filosofía barata de Znyder de la culpa y la carga del poder, sino que los demás héroes son íconos pop casi, con líneas de juguetes y recuerdos con significados de autenticidad.

Shazam! actualiza la historia del Capitan Marvel de Fawcett Comics, que después fue comprada por DC y que no hace referencia al nombre de la heroína de Marvel. El superhéroe en cuestión se llama Shazam, tal y como el mago que le transfiere los poderes a Billy Batson, para ser el guardián mágico que debe controlar la amenaza de los siete pecados capitales en la humanidad.

El hecho de que esta película se basa en una de las partes más desconocidas para el gran público, como lo es la parte mágica de DC, permite revitalizar años de superhéroes interactuándo con «problemas reales» y olvidando su rol como personajes fantásticos en mundos similares a los nuestros, pero en donde un rayo puede transformar a un niño de 14 años en un campeón.

shazam3.jpeg

Aventura para toda la familia

Shazam, toma varios elementos prestados para contar la historia de un niño sin familia que busca su lugar en la sociedad y que se ve obligado a crecer. Hay mucho de «Big» con Tom Hanks, en donde un niño trata de entrar al mundo adulto con lo que el cree que es correcto, hay una sensación parecida a «The Goonies» con un elenco infantil, que se ve enfrentando a peligros mucho más grandes que ellos y que los solucionan con más astucia y entrega que otra cosa.

Aquí el villano, Thadeus Sivana, representado por Mark Strong, tiene un propósito claro y lógico y no es un monstruo creado por CGI que termina destruyendo edificios porque si. El personaje tuvo acceso a algo sobrenatural y le fue arrebetado y buscará por todo los medios de recuperarlo.

En ese conflicto Billy Batson y Fred Freeman, deberán descifrar que poderes tiene Shazam ahora y en esos ensayos y errores, está el alma de la película. Lo que junto al creciente vínculo con su familia adoptiva, luego de revelarse el origen de su abandono, lo hacen reconectar con la gente que lo quiere. El círculo campbelliano del héroe, se cumple correctamente.

shazam4.jpg

Volvamos a reír

Shazam es una cinta genuinamente chistosa pero en un justo medio. No es un festival de referencias y chistes que botan la cuarta pared como Deadpool, ni tampoco es un tedio sin un momento de descanso como las cintas de Snyder. El humor de la cinta es más un comentario sobre el género de los superhéroes, y como un niño cree que deben comportarse, que una burla hacia este tipo de historias.

Pensemos en las Spiderman de Sam Raimi, que podían mezclar acción de gran octanaje, con pequeños gags de los personajes secundarios alrededor del arácnido.

Anuncios