No todas la bolsas reciclables son creadas iguales

Hoy es el día clave para la protección medioambiental, ya que en el comercio se dejarán de entregar bolsas de basura de un solo uso.

El cliente deberá llevar su propia bolsa, pero pese a que se piensen que todas son ecológicas, algunas son tan contaminantes como las de un solo uso.

La medida de las bolsas ecológicas se extiende hoy a todo el territorio, pero desde hace por lo menos cinco años, algunas comunas del sur se adelantaron y la experiencia ha sido mayormente disímil.

Desde clientes que se les suelta la cadena cuando llevan carros enteros de mercadería y les preguntan si trajeron bolsas, hasta compradores preparados que tienen diversas bolsas según el tipo de productos que llevarán.

Hoy el gran porcentaje del comercio tiene bolsas a la venta, a precios que quizás no son baratos, pero sin duda sacan de apuro si no andas con tu bolsa reutilizable en tu mochila o vehículo.

Podemos estar toda una tarde hablando de esta «conspiración de las bolsas para sacarnos más plata», pero los invito a darse una vuelta por un vertedero para ver la escala de desechos que se producen o bien, cualquier lugar donde se acampe, en donde gente de la peor educación dejaba su bolsa plástica llena de desechos al lado de un río o colgada de un árbol.

Siguen siendo plásticas

Las bolsas más comunes que hemos visto a la venta o como obsequio, corresponden a tres grandes grupos.

Las de género o cáñamo, las de plástico tejido y las de TNT (las peores de todas)

Las de género o cáñamo son las mejores y las más resistentes, ya que sus telas resisten un porcentaje importante de peso y pueden lavarse. Esto es fundamental ya que la mayoría de las veces que llevamos productos, la humedad, migajas o restos vegetales, pueden transformarse en serios contaminantes.

Dependiendo de la tela podemos llevarlas a la lavadora, pasarles un paño húmedo con agua o alcohol y secarlas al sol.

Su alto precio hace que no se entreguen y deban ser compradas, pero la opción de personalización es mayor y podemos apoyar a emprendedores que crean estas bolsas con diseños especiales.

Las de plástico tejido son las más comunes que se entregan por parte de instituciones o bien sean vendidas en el retail, estas consisten en un entramado de fibras plásticas, lo que hace que sean más resistentes, pero también pueden romperse con mayor facilidad que las de género.

No son lavables pero si se pueden limpiar con un trapo húmedo, pero deben secarse a la sombra para no quemarse.

Finalmente, las más nocivas y las comunes son las de TNT (Tela no tejida) ya que están hechas de plástico prensado, el que es más débil, soporta poco peso y no se puede limpiar. Se reconocen porque son suaves al tacto y bastante endebles.

Este material es casi tan nocivo como las bolsas plásticas regulares, ya que se rompen con mucha facilidad y pasan a transformarse en basura inmediatamente.

Lo que hace que sean tan comunes, es lo barato que resultan, ya que se pueden traer desde China por grandes cantidades (incluso con logos) por poco dinero y desde el punto de vista de marketing reduce los costos. En lo posible evitemos comprarlas y recibirlas, ya que su daño en algunos casos será mucho mayor.

Esperamos que este breve resumen te ayude a entender este nuevo contexto con bolsas reutilizables y como podemos apoyar efectivamente al medio ambiente, al elegir las versiones menos contaminantes.

Anuncios