Resumen 2018: Las 5 mejores cintas del año

Si el 2017 el cine estuvo marcado por sus autores y sus nuevas propuestas, en esta oportunidad fue el cine comercial el que capturo la imaginación de las personas, demostrando que el sentido del espectáculo está vivo y que se puede transmitir energía, creatividad y asombro.

Los cines chilenos, en especial en regiones han caído mayormente en un ciclo complejo. Depende mucho que cadenas exista en tu ciudad para ver que tipo de película podrás acceder y en que formato.

En Chile las distribuidoras apuestan mayormente a productos y géneros probados anteriormente, pero aun les falta informarse más acerca de las cintas que innovan o bien sepan adaptarse a los resultados externos. Si bien en nuestro país el terror siempre ha tenido buenas cifras, llama la atención que se traigan películas de menor orden que ni siquiera son para un sábado en la tarde por el cable y se mantenga por mucho más tiempo películas que globalmente son decepcionantes (Ready Player One no tenía que estar cuatro semanas en cartelera)

Pese a eso se cultivó el sentido del espectáculo que ofrece el cine, con experiencias más grandes y únicas que no puedes replicar en casa, ni con todos los LED y barras de sonido disponibles.

Bohemian Rhapsody

La cinta que comenzó dirigiendo el controvertido Bryan Singer, pero que tuvo que dejar en medio de fuertes acusaciones de abuso de menores y peleas constantes con su protagonista Remi Malek, terminará siendo una de las cintas más vistas en Chile y con una presencia más extensa, llegando incluso a dos meses en algunas salas.

La historia de Freddie Mercury y tiene tonelada de licencias artísticas y temporales con la vida del cantante, tanto en su vida personal y los conflictos que terminan con el Concierto en el Live Aid, pero es justamente ese concierto el corazón de la película.

El detalle técnico de generar el escenario previo a la renovación de Wembley con equipos de la era, cientos de extras y un respeto a los detalles es un logro en sí mismo. Lo mismo la marcadle estética de Freddie Mercury desde a Night at the Opera hasta The Miracle. No extrañaría que arrase en las categorías técnicas y de vestuario de los Oscars y los Globos de Oro.

Lo que logró Bohemian Rhapsody es la que gente quisiera cantar en el cine, ya que la selección de temas es básicamente el Best Of de la banda que es más de singles que de álbumes. Estas canciones toman todas las eras y todos los ánimos: Desde lo romántico de Love of My Life, hasta lo bombástico de Radio Gaga. Incluso a los que se definen como anti musicales, esta biopic es básicamente eso, un musical, pero también un concierto, de una de las bandas más populares de la historia.

Spiderman Into The Spiderverse

Hablemos un poco de animación y del marketing que se le da a la misma por lo menos en esta parte del mundo, los 6 trailers que dieron previos a esta versión de Spiderman eran de películas para niños. Dreamworks, Disney e Illumination e históricamente el tratamiento a las cintas de animación han tenido un marketing y un tiempo en salas asociado a un público infantil, y los proyectos que han escapado de este molde, ya sea desde Gihbli o Warner Brothers con cintas de DC Comics o de Anime en general, han sido acotadas a un par de días y con baja difusión.

Lo que hizo Sony marca un precedente de colocar el estudio detrás de un proyecto de este calibre, que incluye distintos tipos de animación, una historia original que mezcla universos de Marvel, un guión que puede ser disfrutado por todas las edades y por gente que tiene distintos grados de conocimiento sobre la saga de Marvel.

La historia de Miles Morales, el Spiderman del Universo Ultimate, marco en los 00’s un punto de inflexión para la editorial que en los 90’s tras compras y quiebras, dejo todo en manos de gente con visión como Brian Michael Bendis y Joe Quesada, que supieron modernizar el mythos de Marvel a superheroes que viven en la realidad y que enfrentan sus problemas, además de los que ocurren en medio de su vida fantástica. Esa mirada que suena simple en papel fue clave en el resurgimiento de la editorial y de apuntar a generar sus propias cintas.

Into the Spiderverse no solo recoge ese espíritu, sino que toma elementos claves del mundo del cómic, tomando la licencia de ocupar sus texturas, colores y entramados. De ocupar onomatopeyas y globos de diálogo para generar una experiencia multimedial que DEBE ser vista en el Cine.

La cinta no se une a otros proyectos de Spiderman y permite respirar mucho más y crear su propia historia. Con distintos superheroes y estilos de animación que se mezclan absolutamente entre si.

Pascal Productions, de Amy Pascal, la misma de los correos hackeados de Sony, tenía muy poca visión en la compañía y apuntaba a seguir con una de las peores encarnaciones del arácnido (Amazing Spiderman) y apuntar a un universo propio, continuando con Sinister SIX. Hoy la ejecutiva logró dar vuelta a la industria y con Sony Animation crearon un producto que tiene todos los elementos para lanzar ese mismo universo, con una calidad propia y que puede convivir completamente con el Universo Cinematográfico de Marvel, el que ya está cerrando uno de sus arcos más importantes.

Black Panther

Este año ha sido tan largo que seguro olvidaron que esta obra salió durante el primer trimestre. Con poco marketing , su éxito sorprendió hasta el mismo Marvel.

Black Panther se dio el lujo de unirse a la saga principal, pero crear una propia historia, construir un mundo plausible dentro de un universo que ya lleva 10 años y transformó a T’Challa en un personaje viable.

La cinta tiene un mensaje claro sobre colonialismo, raza y la violencia como un recurso válido. La obra de Ryan Coogler logró mezclar relatos y temas sociales con fantasía sin predicar y sin mirar por encima al público

Eight Grade

Bo Burnahm da el salto del humor al cine dirigiendo su primer filme con una maestría y brutalidad en el relato de la adolescencia que está en la intersección de Todd Solondoz y Richard Linklater.

Sin duda esta será la primera de muchas cintas que protagonizará Elsie Fisher, la cual lleva a la pantalla magistralmente a Kayla, una preadolescente que está justo en medio del proceso de crecer y que ni su padre ni ella tiene mucha idea.

Kayla es tímida y tiene sobrepeso, mientras sus compañeras son filtros de instagram caminando, tiene un canal de youtube que nadie ve y comienza a pensar en el sexo, pero no sabe absolutamente nada.

La magia de Burnham como director es que transforma la incomodidad de la adolescencia en parte de algo más: nadie sabe lo que está haciendo realmente, ni siquiera los adultos y su historia y confusión es completamente normal, incluso transmite empatía por ella y hace recordar lo complejo que es crecer.

Mandy

Surrealismo, luces, tomas largas, confusión, temas que atrapan. La obra de Panos Cosmatos es el tipo de cinta que se vería en un festival de cine alternativo, que ofrece además una retrospectiva de Jodorowski, Peckinpah y Jarmusch.

Mandy tiene un tema muy simple, una pareja de un leñador y una artista que viven alejados del mundo en un bosque en medio de los 80’s, hasta que el líder de un culto se obsesiona con Mandy (interpretado por una soberbia Andrea Risebourough) lo que lleva a un sangrienta y psicodélica pelea por recuperarla.

La cinta es una experiencia que debe verse con el mínimo de información disponible y hay que estar dispuesto a no entenderla durante la primera vez. Pero cada vez que nos adentramos en ella la estética y su onda en general nos cuentan algo distinto.

Nicholas Cage hoy en día es casi un meme, pero cada tanto entre tanta challa elige un buen proyecto (como Lord of War o Bad Lieutenant) pero en esta cinta su nivel de locura e intensidad son un verdadero recurso.

¿Cuáles fueron sus películas favoritas de este 2018?