A 20 años de su estreno el mensaje de American History X sigue vigente

El fascismo no viene desde lejos, ya está acá. El discurso en el continente sobre la necesidad de tener fronteras más duras, de migrantes que vienen a depredar el país y como es importante ser nacionalista y defender a la patria está peligrosamente en las altas esferas y no en grupos en el borde de lo normal.

La cinta de Tony Kaye, protagonizada por Edward Norton logra algo que la discusión pública ha olvidado: el odio extremo tiene origen en el living de la casa.

(Contiene spoilers de un film de 20 años)

American History X se ha transformado en una película de culto con el tiempo. Favorita de los críticos, pero mayormente recordada por sus brutales escenas de violencia y sus decisiones estéticas de ocupar el Blanco y Negro y el color para hacer más palpable la desconexión de quienes están integrados en el odio extremo.

La cinta se centra en la vida de la famila Vinyard, pero principalmente en Derek (Edward Norton) y Danny (Edward Furlong), en donde se cuenta una historia a través de distintas etapas temporales, pero bajo el manto del efecto que tiene ser parte del movimiento Neonazi en Estados Unidos.

Danny se encuentra en el colegio y arriesga ser expulsado tras hacer un reporte sobre el Mein Kampf, luego que su profesor de historia judio le pidiera hacer un trabajo sobre derechos humanos, pero el profesor Sweeney, quien es afroamericano, le pide escribir sobre el arresto de su hermano Derek, como una forma de hablar de actualidad, en un trabajo que lleva como título American History X.

La película tiene varios elementos que van mostrando como el circulo de odio y racismo empieza a ser la única realidad.

vlcsnap-2018-10-29-10h46m19s434

La familia Vinyard ha perdido a su padre, un bombero que falleció mientras apagaba un incendio en una casa utilizada por el narcotráfico en un barrio afroamericano de la ciudad y la figura paterna ha sido tomada por el lider neonazi Cameron Alexander, creador del grupo “discípulos de Cristo” que se dedica a “limpiar el barrio”.

vlcsnap-2018-10-29-10h47m17s872

Uno de los momentos que sigue resonando en el 2018, tiene que ver con el discurso previo a un ataque a un minimarket del sector que ahora es manejado por inmigrantes koreanos y en donde trabajan funcionarios latinos.

vlcsnap-2018-10-29-10h49m05s215

Dentros de los varios momentos brillantes de Norton como Derek Vinyard, se encuentra donde dice que el barrio ha cambiado, que ese negocio era de gente como ellos y que ahora está lleno de inmigrantes que no hablan el idioma y no tienen sus costumbres y por eso deben recuperarlo. La normalización de la violencia en la escena y la gimnasia mental que permite encontrar la razón de el vandalismo que viene en los próximos minutos es muy similar a los discursos que se están viviendo en Chile y el mundo, con argumentos casi calcados, pero aplicados a la realidad migratoria de cada razón.

vlcsnap-2018-10-29-10h51m00s184

Sangre en la vereda

Si hay un momento de esta película que ha sobrevivido el paso del tiempo, es la escena del Curb Stomp, o de la ejecución en la vereda de una persona negra que intentaba ingresar por la fuerza a la casa de los Vineyard.

vlcsnap-2018-10-29-10h51m58s847

Esta escena tiene incluso una controversia instalada en la producción de la película, ya que tiene distintas versiones que luego fueron integradas en DVD y que muestran el rol de Danny en informar a Derek de que la casa estaba siendo asaltada, que tanto de legitima defensa existe en el relato y que tanto se hace referencia a que los asaltantes eran las mismos integrantes de la pandilla de los Crips contra quienes jugaron por el control de una cancha del barrio.

vlcsnap-2018-10-29-10h53m22s696

Pero más allá de los temas de producción del film, que terminó editando y dirigiendo Edward Norton tras diferencias creativas con Tony Kaye, esta escena mezcla emociones claras, ya que marcan el arresto de Derek, la muerte de una persona de una de las formas más crueles posibles y el efecto que genera en Danny ver que el aviso que le da a su hermano termina en esta situación.

Tras las rejas y la redención

La película salta temporalmente entre el encierro de Derek y su salida de la cárcel. En el encierro, se conoce rápidamente sobre el asesinato y cae en favores con los supremacistas blancos de la cárcel y paralelamente empieza a abrirse con Lamont, un preso afroamericano, mientras trabajan juntos en la lavandería.

vlcsnap-2018-10-29-10h55m10s953

Es en este lugar en donde Derek  empieza a conocer sobre como las pandillas pese a la rivalidad racial trafican bienes entre si y que si bien para un blanco, un homicidio es causa de encierro, para otras personas basta con que un robo salga mal para llegar a la carcel.

Su insistencia en el neonazismo en medio de la carcel, genera conflictos con otros supremacistas que le indican que el mundo no funciona así y afecta a sus negocios, deja a Dererk golpeado, violado y traicionado por su raza y es solo el Profesor Sweeeney el que lo visita en su punto más bajo.

El racismo en el living de la casa

La relación entre Derek y Sweeney se revela como parte importante de su crecimiento. Una de las escenas más brutales muestra a Derek en su época escolar, emocionado por el contenido que su profesor le muestra, con nuevos autores y temas sociales, pero su padre Dennis le indica que está bien, pero que esta nueva educación no le parece, que porque se habla de autores y temas negros, cuando los blancos son igual de importantes, que en su trabajo a través de la afirmación positiva, ha tenido que trabajar con personas afroamericanas que no están tan calificadas y que la gente blanca se está viendo tan afectada como cualquier minoría y le indica que pase la clase, pero no confié en este tipo de defensa raciales a quienes no son blancos.

vlcsnap-2018-10-29-11h05m11s348.png

Esta semilla de odio afecta tanto a Derek, como a Danny quien la integra en su reporte escolar.

Por su parte Danny, quien no ha visto a su hermano en años está cada vez más cerca del racismo organizado de los Discípulos de Cristo. Es aquí cuando Derek que ha estado en la cárcel y ha salido de la burbuja de odio le recrimina que el grupo son solo gente que sigue ordenes de Cameron ciegamente, a lo que es algo que resuena en el 2018 con mucha más fuerza que hace 20 años atrás: El Internet nos ha hecho organizarnos de una manera increíble, y lo que eran dos o tres grupos en un área son hoy un ejército.

vlcsnap-2018-10-29-10h54m09s415

Una triste realidad a lo sucedido en Brasil y en el continente americano, en donde el fascismo está organizado y presente y lo más potente: cada día más normalizado.

Hoy la cinta de Tony Kaye merece ser vista con ojos del 2018 y ver que las lecciones se mantienen y que las acciones de odio siempre tienen reacciones gigantes para los involucrados. Incluso para quienes quisieron ordenar su vida, el odio nunca los deja personas completas.

 

 

Anuncios