Facebook revela que la publicidad y los videos no se ven tanto como se esperaba (pero te cobra igual)

Facebook ha tenido un año complejo, desde sesiones del Congreso de Estados Unidos que los acusan de no proteger y derechamente espiar a sus usuarios. Ahora las investigaciones siguen y se refieren a sus dos grandes avances: Videos y Publicidad.

Ambas secciones pagadas por usuarios y empresas reciben números que no se condicen con la realidad y que el dinero invertido se está yendo a un saco roto.

La publicidad online tiene una serie de caminos: desde la integrada a tu web, Google Ads, asociada a Apss, pero quizás la más ocupada y la más asequible es la de Facebook, que permite por montos bastante bajos generar campañas con controles como región geográfica, edad y género entre otros.

Una Pyme puede perfectamente utilizando estas herramientas y potenciando su contenido puede llegar a números cercanos a grandes marcas, pero mientras la industria se mueve a generar contenidos más allá de texto e imágenes, para terminar en videos de distinta producción, los números al parecer no acompañan esa inversión.

9515968133_503b8c6d2e_b.jpg

1 segundo de visión es una visita

A través del artículo de Adweek, se indica que el gran porcentaje de las publicidades pagadas con videos o bien contenidos generados en videos tienen visitas infladas “al 900%”, esto por la forma en la cual se consume el contenido.

En palabras simples, si tienes un Fan Page y generas contenido audiovisual ya sea para promocionar, generar contenido o transmitir en vivo, basta con que pase por el timeline de la persona en su celular o computador y eso se consideraba una visita.

En el caso de publicidades pagadas, los auspiciosos números llevaban a ocupar más fondos en campañas similares, pero eso no se traducía en que la gente viera tu contenido especialmente.

Esto es especialmente complejo para páginas que se dedican a la difusión de noticias o bien a pymes que invirtieron en generar comerciales de sus productos para insertados en otro contenido de entretenimiento. Pero el sistema considera que ese segundo de visión es suficiente para considerar que el material fue revisado por completo

El reproductor de video de Facebook, especialmente en celulares es muy difíciles de escapar, puedes empezar viendo un material de algo de interés y por recomendaciones puedes terminar viendo un video viral del sudeste asiático o de The Voice en Polonia, no hay límites ni recomendaciones erradas, es una ruleta rusa de material sin parar.  Es aquí en donde la publicidad efectivamente llega al público que defines, pero se puede cerrar rápidamente y volver a los videos.

De forma transversal los avisadores no están recibiendo la exposición por  la que pagan e incluso esa inversión en crear contenido audiovisual no se condice con el número de personas a las que quieren llegar.

25914828241_41a525285d_b.jpg

¿Hay alguien ahí?

El video y por extensión, el streaming o el “en vivo” se han transformado en una suerte de fetiche para páginas extranjeras o locales, pero no todos los equipos audiovisuales son creados iguales y si bien equipos como Buzzfeed, MTV o Vox pueden lanzar sin parar videos de forma diaria con temas de interés, ese sistema termina por saturarse y muchas de estas marcas han terminado por despedir a sus equipos debido a que las visitas no corresponden con el esfuerzo generado.

En Latinoamérica, en dónde todavía no se ha generado el abandono total de Facebook por otras plataformas como Instagram o Twitter, aun es posible ver proyectos que se basan en streamings de Facebook, o en subir sus contenidos como archivos a esta plataforma, teniendo como único salvavidas por ahora el sistema de redes celulares de Chile, en donde el acceso a Facebook es gratuito y no consume datos en planes light o prepago, pero si el proyecto publicitario va a un segmento de mayor ingreso el escenario cambia y cada persona arma su experiencia en Internet a su gusto, incluso en móviles.

Los números de personas en vivo por ejemplo en un streaming, caben en el mismo espacio de la publicidad, esas 200 personas, colectivamente pueden estar viendo una transmisión o bien cada una se ha quedado por intervalos muy pequeños, de segundos incluso, pero no hay como medir eso, salvo por quienes comentan la transmisión.

overlay.jpg

¿Y qué hacemos?

La respuesta sobre como llegar con nuestro contenido es una pregunta que cambia cada día y que tiene factores locales y globales. La respuesta más corta es hacer de todo.

El contenido en video tuvo grandes cifras entre el 2015 y el 2017, pero no todos pueden hacerlo a gran nivel y con a periodicidad que los algoritmos piden para llegar al gran público.

A veces un artículo entre 500 y 1000 palabras puede llegar a generar más interacciones que productos audiovisuales. O bien productos “siempreverdes” que no estén asociados a un tema en particular si no que puedan ser leídos en cualquier momento, tendrán bastante vida.

La vida de Facebook, por lo menos como una herramienta para llegar al público sin duda tiene algo de vida, pero ya no es LA opción, siendo Instagram quien está llevándose a los usuarios más jóvenes, pero esa plataforma necesita otro tipo de llegada, más sutil, con códigos más estéticos. Situación similar la de Twitter, en donde prima lo inmediato y hay lugar para demostrar marcas con personalidad y con capacidad de interacción.

Es otro periodo más en donde se revela que Facebook le está fallando a más gente, esta vez a los creadores de contenido.