«Ley de Convivencia Vial y #60mata»: Conversamos con Harold Mesías de como generar ciudades más seguras y amables para peatones y ciclistas

Hay una conversación clara acerca de como se proyectan y se arman las ciudades a futuro y el transporte es clave para generar espacios conectados, pero también seguros para peatones y automovilistas, como también con una presencia importante del transporte público.

En ese transito por las ciudades, también existe un punto clave: que lleguemos seguros a nuestro destino, por lo que la discusión de #60mata, toma una importancia relevante. El reducir la velocidad de los vehículos en ciudad , es literalmente una discusión de vida o muerte.

¿Quién podría legislar en contra de esto? Según Harold Mesías, del Colectivo Muévete, que está compuesto por gente que diariamente está apuntando por ciudades más seguras e integradoras y no diseñadas por y para conductores, hay mucho mito y resistencia, pero cree que los ciudadanos organizados puedes hacer cambios para tener ciudades más amables y para todos.

20180329_194407.jpg

¿Cómo ha sido el trabajo de Muévete en Santiago?

Bueno, somos parte de un colectivo de movilidad sustentable, en donde pensamos en como generar espacios en donde podamos convivir ciclistas, automovilistas y peatones, redistribuyendo el espacio disponible y generando presión política sobre las nuevas conexiones que tienen que haber a nivel de ciudad.

Santiago al igual que Puerto Montt está un poco colapsado a nivel de flujo vehicular y afecta a la persona que utiliza el transporte público y en donde se ofrece una alternativa de uso del automóvil que no tiene relación con el tamaño real de las ciudades.

Se ha creado una dependencia del auto, en donde hay un tema de status, en donde la gente quiere ciudades más seguras, pero también está un poco amarrada al vehículo

Estamos amarrados al auto como Chile en realidad. Nos hizo mucho daño esa publicidad de “cómprate un auto Perico”, hoy hay que ver otra publicidad en donde nos dicen “bájate del auto”, en donde hay una dependencia social en donde tenemos vehículos gigantes para transportar una persona. Yo he visto acá y en Santiago, vehículos que ocupan el doble de espacio de uno normal, 4 x4, de más de 2 metros moviendo a una persona y eso contribuye a un uso negativo del espacio disponible.

Yo en la mañana, me pillé un taco gigante a Angelmó, con 1 o dos personas por vehículo.

No solo allá, en Ejército, en Santa Teresa. Tu viviste acá, pero la gente ahora se está yendo a vivir lejos, se mueve en auto para porque tienen espacio, pero llegan a la ciudad a unos tremendos cuellos de botella.

Hoy en día tenemos una oferta a nivel de autopistas, con un nivel de conexiones más rápida en donde efectivamente ahorras tiempo, pero al llegar a la ciudad está la misma capacidad vial antigua.

Por ejemplo yo ayer llegué de Santiago, no venía hace 10 años, y me pillé con varías nuevas, en donde llegas rápido al punto, pero están los mismos tacos. Le pregunté a mi amiga que me vino a buscar ¿qué piensa de la Ruta Metropolitana?, porque es un mega proyecto, en donde hay un lobby fuerte de Santiago, con Poduje, con Lagos, con presión en los Consejos Regionales. Bueno, mi amiga me dice: El taco es en la mañana, de Alerce a Puerto Montt, porque la gente se traslada, en horas punta, el resto del día no hay nada, entonces afectas al que no ocupa auto, porque se aumenta el espacio para los particulares pero eso no significa que existan más micros.

Esa autopista no es una solución real para la gente de Alerce.

Aparte que Alerce está densamente poblada y el transporte público no es bueno, hay micros antiguas y de baja calidad. Entonces te obliga a meterte a un vehículo, pero no es la solución.

Más que nuevas autopistas, hay que mejorar el transporte público, hay que crear espacios seguros. Me llama mucho la atención, los paraderos que hay acá, son horribles e inseguros, en donde se mete la lluvia, por ejemplo.

Pero en general estamos generando ciudades inseguras, en donde no hay cruces peatonales, en donde las ciclovías pasan por encima de la vereda. Hay calles y arterias en donde los pasos peatonales están a mitad de cuadra, con vehículos a 80 a o 100 por hora y ahí te impacta y te mata.

¿Qué experiencias han tenido como colectivo Muévete en Santiago que se pueda aplica a la realidad de Puerto Montt?

Cada ciudad tiene su realidad y su experiencia, lo que logramos es que a nivel de organizaciones, tengamos una presencia y una voz, para que dejemos de ser el ente consultivo de la comunidad para apoyar proyectos.

Entonces proponemos soluciones a diseños que van enfocados al vehículo particular, como autopistas, la integración de ciclovías en los parques.

Es cierto lo que dices, que muchas veces las autoridades toman decisiones sin consultar a las comunidades y luego se generar los movimientos cuando los proyectos ya están armados.

En Santiago hace mucho tiempo, las organizaciones eran un ente consultivo, estás en el checklist, eres parte de la foto, pero no de la decisión. Entonces el aprendizaje tiene que ver con tener una voz, con proponer soluciones y armar un potencial político fuerte como colectivo y organizaciones, en donde nos apoyamos entre regiones y comunas, incluso fuera de Chile, para visibilizar temas de conciencia vial y crear ciudades más seguras.

#60mata y un cambio que salva vidas

DYxeb2HUQAAS48x.jpg

El tema del cambio de velocidad es bien fuerte, porque básicamente es la diferencia entre la vida y la muerte, para muchas personas que se ven involucradas en accidentes vehiculares y en esa discusión hay un tema de voluntad política. ¿A quién se está escuchando realmente cuando no se generan cambios en algo que potencialmente puede salvar la vida de la gente?

Hay más ideologías políticas personales, que datos técnicos de peso. Hay mitos como que con 50km por hora se genera más tráfico, pero hay estudios internacionales que te indican que se calma el tráfico y lo haces más fluido. Es como abrir una llave de agua y le das toda la presión, en donde la capacidad del ducto no es suficiente, pero si bajas la presión todo es más fluido.

Con la baja de la velocidad, de acuerdo a estudios internacionales, tu puedes salvar a 1 de cada 3 personas atropelladas.

No solo los peatones, los ciclistas igual. Porque en cierta manera el auto es el dueño de la calle y cuando se ven involucrados en accidentes con ciclistas les dicen que “no los vieron”, esto supera los puntos ciegos, es un tema de convivencia.

A mi me sorprendió mucho un Senador, que dentro de sus excusas para no bajar la velocidad, era que los vehículos tenían la tecnología para que en un accidente sobre 60 km por hora el pasajero no tuviera lesiones y es cierto, para los pasajeros, pero si eres impactado por un vehículo a 60 km por hora te mata.

Como Muévete en Santiago, hemos generado muchas campañas de concientización, somos parte de una red de Convivencia Vial y buscamos que la comunidad, los Senadores puedan bajar la velocidad en ciudad de 60 a 50 Km/h, entonces los cambios en la ley tienen muy poco impacto si no se logra este cambio que salva vidas.

Nosotros como Muévete, estamos abiertos para apoyar y organizarnos, en este y otros temas de convivencia vial. Somos 15 organizaciones a nivel nacional y podemos comunicarnos con todas aquellas que sientan que podemos apoyarlas a partir de nuestra experiencia y visión de ciudad, nuestro propósito siempre es generar redes de apoyo.

Anuncios