Plazas Públicas y Privadas

 

Puerto Montt hoy vive una herida muy pública tras el aberrante crimen de Sophie. A solo días de este hecho la gente se ha volcado a las calles, pero también ha hecho lo propio en redes sociales, las nuevas plazas públicas.

Es complejo escribir un texto relacionado a este caso, debido a que aún es un nervio expuesto. Del shock inicial se pasó a la rabia y luego a la contemplación de un proceso que lamentablemente deja muchas alertas de la falta de protección de los menores en Chile.

Hay algo que está haciendo que esta llama de venganza siga viva y tiene que ver con la presencia de las redes sociales y en específico de como han mutado los grupos de compra venta en Facebook

Un poco de contexto

Una de las redes sociales de mayor presencia en Chile es Facebook, principalmente por su facilidad de uso, la gran cantidad de prestaciones que tiene y su virtual integración con muchas plataformas, es LA página de inicio (y final) de muchas personas en internet, integrando video, chat, texto, grupos y comunidades. En estas últimas los grupos de compra venta en cada comuna adquieren una gran notoriedad ya que en un principio seguían su fin inicial: servir de anuncio para encontrar productos, muchas veces de segunda mano a buenos precios, pero luego fue cambiando a ser un espacio de conversación basado en el gran porcentaje de personas que incluyen.

Solo en Puerto Montt, sumando los distintos grupos más visitados tenemos grupos que van desde los 39 mil como piso, llegando a 223 mil en el más grande. Siendo una de las formas más directas de llegar al gran público, principalmente por como se distribuye el internet en Chile.

Una de las percepciones es que en el país hay un gran número de conexiones a la red, principalmente desde celulares, pero estas son limitadas a redes sociales. La gente no tiene acceso real, todo se concentra en servicios como Facebook y Whatsapp y toda la navegación extra consume gigabytes o megabytes de datos.

Para un país con 27 millones de celulares, el gran porcentaje lo hace con planes limitados y la red social estadounidense es LA vía de informarse de su comunidad, concentrando los mensajes, limitando la discusión y generando visiones más únicas.

IMG_4452

Un parlante en la plaza

Entendiendo el como se construye la audiencia de estos grupos, podemos entender como responden frente al caso de Sophie. De forma orgánica, pero reaccionaria la comunidad se organizó para pedir una ley que castigue con pena de muerte casos de esta connotación, pese a que existe en la legislación el presidio perpetuo calíficado, pero la gente ya no la cree y no le parece suficiente.

Varios días después de este caso se compartieron varias informaciones relacionadas con casos en donde abusadores salieron libres o bien con llamados derechamente a ejecutar a criminales.

En esta herida abierta la sal son los continuos posteos en redes sociales.

La masificación que tienen los mensajes en estos grupos, tienen mucho de explotar el morbo, no solo en este caso en donde se difundían sospechosos pantallazos de personas al interior de alto bonito con “información privilegiada” sino de cruentas recapitulaciones de los vejámenes que habría sufrido a la menor, sin reserva ni censura

En esta plaza pública, estos grupos son los megáfonos, muy cargados y potentes en donde no hay filtro para las informaciones sesgadas, erróneas o derechamente morbosas.

IMG_4448

Ante el público sensible, descriteriados pueden inventar historias para lograr un par de likes, que según estudios elevan el nivel de dopamina en el cerebro, la atención y el yoismo por sobre todo, aunque sea para recibir insultos.

Incluso se han llegado a niveles de lucrar con la potencia que ha tenido esta causa en la comunidad, generando merchandising acorde.

polera.jpg

La Plaza real y los cambios a futuro.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cuando muere una menor en circunstancias como estas hay entremedio de tanto dolor una oportunidad de reflexión como sociedad, no necesariamente hacia pedir la muerte sino a que se hace constantemente para preservar la vida.

Estos próximas días serán claves en conocer más partes del caso y mientras avanza el proceso judicial, la gente no olvidará y estará muy atenta a como se lleva a cabo, pero sirve muy poco si no va asociado a cambios reales.

¿Qué estamos haciendo para denunciar hechos de violencia, física, psicológica, verbal, económica?

¿Cómo podemos generar las redes de apoyo y cortar con la horrible costumbre de normalizar a los agresores, mintiendo, subestimando y minimizando sus acciones?

¿Cómo podemos iniciar una conversación y lo más importante actuar, en el caso de que tengamos cercanos que sabemos cometen actos de violencia o peor aún, nosotros mismos?

Siempre estos terribles casos nos pueden dar el momento de dejar de lado la caja de resonancia de las redes sociales y levantar el tema de conversación con nuestros cercanos, para llegar a los más importante: actuar.

Anuncios