¿Estamos hablando con un ro(bot)?

Esto no es solo algo que ocurre durante una elección presidencial, es algo que está pasando diariamente.

En redes sociales estamos perdiendo nuestro tiempo dialogando con Robots.

El fenómeno no es particularmente nuevo, pero se está transformando en algo mucho más claro. Un super buen negocio

¿Qué es un ro(Bot)?

Los bots son programas que permiten compartir material en redes sociales de forma automática. Esto va más allá de opciones que tienen programas como Tweetdeck o Hootsuite en donde podemos generar posteos varias veces en el día por ejemplo para promocionar un producto o u alguna campaña.

Para los community manager o alguien que estás detrás de una iniciativa es una gran herramienta para que tu presencia en redes sociales se extienda más.

Animales mecánicos

Pero un bot es mucho más que una publicación automática, son personalidades, son casi como personas, porque tienen nombres, fotos, opiniones, alegan injusticias y fraudes, insultan, pero hay algo que no cuadra.

Vamos a hablar del Test de Turing, para los que vieron Ex Machina o para los más tatitas Terminator 2, hay un proceso en donde un ser humano podría darse cuenta de que está hablando con una maquina, pero en este caso estas cuentas en twitter o Facebook se programan con una serie de respuestas a palabras en específico. (nombres de candidatos, escándalos, insultos, imágenes adulteradas).

Pero bueno, es una serie de gente que se le paga por programar cuentas y esparcir un mensaje en donde solo lo lee la gente que está activamente presente en redes sociales.

¿Es tan terrible eso?

Si.

Fantasmas en la maquina.

Si han visitado alguna web de noticias o de cualquier tipo en el ultimo tiempo se habrán dado cuenta que la sección de comentarios necesita tener alguna cuenta,ya sea Facebook, o bien de algún servidor externo. Esto se realiza mayormente para que quienes comenten lo hagan desde una identidad o avatar, pero también para no sobrecargar con mensajes automatizados.

Una de estas primeras medidas de seguridad es CAPTCHA, ese sistema que nos tiene respondiendo que no somos un robot y marcando fotos de casas, autos y caminos. Una tarea que las maquinas no pueden reconocer.

Fj_9ed295_6382211.jpg

Pero las redes sociales no tienen esa barrera, la conveniencia del posteo automático o bien de expresar lo que queramos cuando queramos nos deja a merced de estas cuentas.

El problema es cuando los medios de comunicación se pautean a través de las redes sociales, ya que requiere un grado de preparación mayor a los hechos que nos encontramos.

Que un tema sea trending topic o bien compartido muchas veces no garantiza su veracidad. Una imagen de un atentado de 10 años atrás puede pasarse por alguna catástrofe actual, se pueden manipular encuestas virtuales o derechamente mover la conversación hacia un punto en específico. Todo esto puede terminar en medios de comunicación, ya sea por falta de preparación, ritmo de trabajo o bien por generar notas sobre “lo que remece a las redes sociales”.

Convengamos que algunos medios de comunicación han abierto espacios para poder escribirles si hay informaciones erróneas, pero por el momento ese intercambio no se ha dado.

Estamos en una época en donde la verdad es un recurso preciado y en donde publicaciones falsas se ocupan como evidencia para reforzar mentiras y relatos que son convenientes para unos pocos.

Finalmente, que hago con los bots

Hay algunas formas seguras des descubrir que hay bots en redes sociales:

-Pocas publicaciones y pocos amigos

-Publican muchas veces en el día y sus respuestas se leen ensayadas o bien no tienen nada que ver con lo que se discute.

-Sus nombres de usuarios terminan en varios números. Esto es porque se automatiza la creación de usuarios nuevos para inflar artificialmente opiniones falsas o que se condicen con lo que la gente piensa.

No hay mucho que hacer con los bots desde uno como usuario, salvo bloquear y reportar. Esto es un problema de las dos grandes redes sociales, Twitter y Facebook, de generar un filtro real ante este tipo de publicaciones.

Nos queda estar más atentos y nos perder nuestro tiempo discutiendo con las máquinas.

Anuncios