[Televisión] The Orville: Una rareza

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Seth Mcfarlane ha creado un imperio del entretenimiento, en algún momento llegó a tener tres series animadas en el aire (Family Guy, American Dad y The Cleveland Show), produjo dos cintas de TED y protagonizó el filme A Million Ways to Die in the West.

Por si fuera poco lanzó varios discos de Swing y Big Band, y produjo la nueva encarnación de Cosmos con Neil de Grasse-Tyson. Cada uno de estos trabajos se transformó en un éxito de alguna manera, no siempre acompañado por la crítica pero, con el respaldo del público.

Tras casi 20 años de carrera, Mcfarlane crea The Orville, una serie de ciencia ficción ambientada en la exploración espacial en el 2418.

No se puede tener todo

The Orville parece una serie hecha a fines de los 90’s, tanto en su estilo como en su nivel de producción, como si la idea de agregar comedia a una historia espacial hubiese estado dando vuelta en la mente de Mcfarlane hace años, esperando tener el momento clave para hacerla realidad.

La historia de The Orville es bastante puntual: Seth Mcfarlane encarna al capitán Ed Mercer, quién un día descubre que su esposa, la Comandante Kelly Grayson (Adrianne Palicki) lo engaña, lo que causa el quiebre instantáneo de la pareja.

Un año después, Mercer se encuentra con la opción de liderar una de las naves de la flota Interestelar de la tierra: The Orville, una nave menor pero funcional, con su tripulación compuesta por humanos y aliens listos a cumplir distintas misiones.

Los miembros principales del equipo no saltan mucho a la vista en los primeros episodios, salvo una entrañable jefa de seguridad Alara Kitan (Halston Sage) quién pese a ser la más joven es la más poderosa de todas las especies de la nave.

Posteriormente se revela que es la Comandante Grayson fue asignada a esta nave, generando tensión y conflicto, pero no mucho y es aquí donde la serie falla.

¿Qué dice el público?

El gran problema de The Orville no es su nivel de producción, ni sus efectos especiales, los cuáles son bastante simples y comparables con series de fines del siglo pasado como Star Trek Next Generation, Farscape y Babylon 5, pero sin la fortaleza de guión de esas series.

La ciencia ficción del espacio siempre ha estado en el filo de la navaja entre la solemnidad de la aventura espacial y la ridiculez de la opereta galáctica y aquí The Orville no sabe jugar bien esa sutileza, intentando integrar comedia en momentos en donde no ayudan mucho a avanzar la historia o a definir los personajes.

The Orville funcionaría mejor siendo un poco más “seria” construyendo un poco su mundo para luego reírse de él, ya que si bien en este bajo presupuesto se nota un esfuerzo por caracterizar a las diferentes especies y su rol en este universo, cómo se llevan unas con otras y cuál es el gran conflicto que hace avanzar el argumento global de la serie.

Queda una pregunta sobre a que público va dirigida The Orville, especialmente porque quienes gustan del Sci fi espacial, han encontrado a lo largo de los años series que han llevado al género a historias con la complejidad de Battlestar Galactica y Cáprica, con el sabor pulp y aventurero de Firefly o con la pompa y pedigrí clásico de Star Trek en sus distintas versiones y eras.

Quienes buscan comedia tampoco encontrarán mucha, ya que la historia no tiene esa locura imparable que tienen otros proyectos de Mcfarlane, sino que se siente todo más sanitizado y más suave.

¿Hay que verla?

Pese a todo lo anterior The Orville es una rareza que merece ser vista, porque dentro de un mar de refritos, es una serie original que está intentando crear una historia, pero que ha perdido oportunidades de definirse.

Se han emitido 3 de los 13 episodios comprometidos para esta serie espacial la cual perfectamente podría ser cancelada y transformarse en un producto de culto durante los próximos años, como esa serie que quería ser un poco de todo, pero que se atrevió a ser diferente.

Los próximos capítulos serán claves para ver si Seth Mcfarlane ha creado una nueva franquicia, o bien será otra serie más que intentó llegar a la última frontera del espacio, pero solo logró flotar en el vacío.

Anuncios